Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLOMBIA DROGAS

Campesinos de Colombia rechazan las fumigaciones de coca y aceptan la erradicación manual

San José del Guaviare (Colombia)
Un hombre asiste este jueves 3 de octubre de 2013, a la clausura del Foro Regional sobre la Solución al Problema de las Drogas Ilícitas, en San José del Guaviare al oriente de Colombia. Ampliar foto
Un hombre asiste este jueves 3 de octubre de 2013, a la clausura del Foro Regional sobre la Solución al Problema de las Drogas Ilícitas, en San José del Guaviare al oriente de Colombia. EFE

Campesinos y líderes de las regiones colombianas más afectadas por la hoja de coca reclamaron hoy indemnizaciones por los efectos causados por las fumigaciones y aceptaron su erradicación manual siempre que se apoye con proyectos productivos a largo plazo.

Esas reclamaciones, entre otras, las hicieron los 300 participantes en el Foro Regional sobre la Solución al Problema de las Drogas Ilícitas en Colombia, que concluyó hoy en la ciudad de San José del Guaviare.

Dicho foro fue organizado por la ONU y la Universidad Nacional de Colombia a petición del Gobierno y la guerrilla de las FARC, que negocian un acuerdo de paz en Cuba.

Después de tres días de debates en la capital del Guaviare (sur), uno de los epicentros de la producción de coca los últimos 20 años, los campesinos afirmaron que desde los años ochenta del siglo pasado optaron por el cultivo de la coca, materia prima de la cocaína, ante la falta de oportunidades y arrastrados por necesidades económicas.

Las fumigaciones con glifosato, el químico con el que los aviones del Ejército destruyen los cultivos lícitos e ilícitos, han ocasionado, según diversas fuentes, graves problemas de salud de los campesinos, contaminado las fuentes de agua y destruido la flora y fauna en zonas de bosque tropical con gran valor ecológico.

Los productores de hoja de coca reclamaron "compensaciones económicas" para las víctimas de la aspersión aérea y consideraron que la política antidrogas "debe ser reformulada con base en el principio de transparencia y el respeto a los derechos humanos".

El documento, leído por Henry Salgado, funcionario de la ONU, añade que los participantes contemplaron la erradicación manual de la coca como "una alternativa siempre y cuando sea de manera amplia, concertada y progresiva".

Además, exigieron proyectos productivos de medio y largo plazo, puestos de salud, escuelas, infraestructuras y vías para transportar los productos y la protección de las semillas nativas, al criticar el monopolio privado que obliga a comprar esas semillas a una sola empresa con precios disparatados en un país de gran biodiversidad.

En definitiva, propusieron una "reforma social agraria" que incluya "un nuevo diseño institucional que garantice proyectos para el uso lícito de la hoja de coca", así como un "ordenamiento territorial que tenga en cuenta las características de cada región".

El foro sobre drogas ilícitas celebrado en San José del Guaviare ha congregado por primera vez de forma oficial a los productores de coca colombianos y campesinos que voluntariamente han dejado de cultivar este producto.

Se trata de un hito en la historia del conflicto armado ya que sus propuestas serán enviadas a la mesa de La Habana, donde el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) negocian la paz.