Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EEUU EMPRESAS

Icahn pone una demanda para evitar que se aplace la votación sobre la venta de Dell

Fotografía tomada en septiembre de 2007 en la que se registró al magnate y empresario estadounidense Carl Icahn (i), quien solicita que se impida volver a posponer la votación para que la empresa Dell salga a la bolsa. EFEArchivo Ampliar foto
Fotografía tomada en septiembre de 2007 en la que se registró al magnate y empresario estadounidense Carl Icahn (i), quien solicita que se impida volver a posponer la votación para que la empresa Dell salga a la bolsa. EFE/Archivo EFE

El inversor Carl Icahn presentó hoy una demanda con la que busca evitar que se aplace la junta prevista para mañana en la que los accionistas de Dell deben someter a votación la multimillonaria propuesta de su fundador, Michael Dell, para sacar de la bolsa a la compañía.

La querella, interpuesta este jueves en un tribunal del estado de Delaware, solicita que se impida volver a posponer la votación, como ya ha ocurrido en dos ocasiones el mes pasado debido a la falta de apoyos necesarios para que salga adelante el plan impulsado por quien fundara la empresa en 1984.

La demanda se produce un día después de que un comité de la compañía rechazara la propuesta de Michael Dell de elevar su oferta de compra desde los 13,65 hasta los 13,75 dólares por acción a cambio de que se cambiaran las reglas de votación para que las abstenciones dejaran de contar como votos en contra.

En todo caso, la comisión dejó abierta la puerta a cambiar la "fecha de corte" por la que se decide qué accionistas tienen derecho a votar sobre este plan.

Actualmente, solo aquellos inversores que se hicieron con acciones de Dell antes del 3 de junio pueden pronunciarse, pero, según informa la prensa especializada, el comité está dispuesto a mover la "fecha de corte" hasta el 10 de agosto y aplazar la votación a septiembre.

Ese cambio sería beneficioso para Michael Dell y Silver Lake (el fondo con el que se alió para presentar su oferta de 24.400 millones de dólares), puesto que daría derecho de voto a los inversores que han comprado acciones en los últimos meses y que apoyan el plan para que la compañía deje de cotizar en bolsa.

Icahn exige, además, en esta querella que no se puedan cambiar las reglas de voto, que Michael Dell no pueda votar con acciones compradas después del 5 de febrero y que, si finalmente se posterga nuevamente la votación, se celebre el mismo día la junta anual de accionistas.

El inversor ha liderado una agresiva batalla en contra del plan del fundador de la compañía, e incluso se alió con el fondo Southeastern Asset Management para ofrecer una alternativa de compra de entre 15,5 y 18 dólares por acción supeditada a cambiar el Consejo de Administración de la firma.

Con esta nueva demanda queda en el aire si finalmente mañana los accionistas podrán decidir si dan luz verde o no a la propuesta de Michael Dell, quien cree que sería más fácil reestructurar la compañía (en graves dificultades por la competencia de la tableta y los teléfonos inteligentes) lejos del escrutinio de Wall Street.

Si Michael Dell, quien cuenta con un 16 % de las acciones de la compañía, logra finalmente sacar adelante su plan, ésta sería la mayor salida de bolsa en EE.UU. desde que la cadena hotelera Hilton dejó de cotizar en 2007 tras su adquisición por Blackstone en 26.000 millones de dólares.

Las acciones de la tecnológica se han disparado durante todo este rifirrafe por su futuro y hoy subieron otro 2,33 % (30 centavos) para cerrar en los 12,95 dólares cada una. Desde enero, se han revalorizado un 27,7 %, pero en los últimos cinco años se han desplomado el 47 %.