Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CERTIFICACIÓN ENERGÉTICA

Entra en vigor la certificación energética para edificios en venta o alquiler

La certificación energética obligatoria para las edificaciones en venta o en alquiler por periodos superiores a cuatro meses entra en vigor mañana y supondrá un ahorro anual de 32.000 toneladas equivalentes de petróleo (tep), según ha recordado hoy el Ministerio de Industria. EFEArchivo Ampliar foto
La certificación energética obligatoria para las edificaciones en venta o en alquiler por periodos superiores a cuatro meses entra en vigor mañana y supondrá un ahorro anual de 32.000 toneladas equivalentes de petróleo (tep), según ha recordado hoy el Ministerio de Industria. EFE/Archivo EFE

La certificación energética obligatoria para las edificaciones en venta o en alquiler por periodos superiores a cuatro meses entra en vigor mañana y supondrá un ahorro anual de 32.000 toneladas equivalentes de petróleo (tep), según ha recordado hoy el Ministerio de Industria.

Esa es la valoración de la Administración, suponiendo que se lleven a cabo las recomendaciones de mejora de eficiencia energética a las que apunta la certificación en un 10% de los edificios evaluados y se consiguiera un ahorro medio de un 20% con la adopción de las medidas recomendadas.

La norma afecta a los edificios de nueva construcción y a aquellos existentes que se vendan o alquilen, salvo los edificios histórico-artísticos, lugares de culto y viviendas temporales con un uso inferior a cuatro meses al año.

Según el Ministerio, la calificación energética deberá estar incluida en toda oferta, promoción o publicidad dirigida a la venta o el arrendamiento y serán las comunidades autónomas las que establezcan el registro de los certificados.

El objetivo de la medida es fomentar el ahorro y la eficiencia y que el consumidor pueda valorar y comparar la repercusión del gasto en energía y emisiones de CO2 en la compra o alquilar una vivienda.

El certificado tendrá una validez de diez años y diferenciará la calificación con letras de la A a la G, para consumo de energía primaria y emisiones de CO2.