Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MINERÍA SINDICATOS

Fernández Villa deja la secretaría general de SOMA por motivos de salud

El histórico dirigente sindical y político José Ángel Fernández Villa ha anunciado hoy su decisión de renunciar de manera irrevocable al cargo como secretario general del SOMA-FITAG-UGT, que ostentaba desde 1979, por razones de salud. EFEArchivo Ampliar foto
El histórico dirigente sindical y político José Ángel Fernández Villa ha anunciado hoy su decisión de renunciar de manera irrevocable al cargo como secretario general del SOMA-FITAG-UGT, que ostentaba desde 1979, por razones de salud. EFE/Archivo EFE

El histórico dirigente sindical y político José Ángel Fernández Villa ha anunciado hoy su decisión de renunciar de manera irrevocable al cargo como secretario general del SOMA-FITAG-UGT, que ostentaba desde 1979, por razones de salud.

Fernández Villa ha comparecido hoy en rueda de prensa en la Casa del Pueblo de Mieres para realizar este anuncio antes de la celebración del Comité Regional Extraordinario del sindicato minero.

El responsable del sindicato minero de la UGT (nacido en Tuilla- Asturias) ha sido uno de los dirigentes sindicales y políticos más poderosos de las últimas décadas en Asturias en las que ha compatibilizado sus responsabilidades en la central ugetista con las de miembro de las ejecutivas regional y federal del PSOE.

Tras sufrir diversos problemas de salud en los últimos años y ser reelegido al frente del SOMA-FITAG-UGT en diciembre de 2010, Fernández Villa se puso al frente de las movilizaciones llevadas a cabo por los mineros en 2012 para defender la continuidad de la minería del carbón ante los recortes decretados por el Gobierno.

Durante su intervención, Fernández Villa ha explicado que se trata de una renuncia que se debe "única y exclusivamente" al desgaste de su salud y su cuerpo, que "acumula ya demasiadas enfermedades" como para poder sobreponerse a ellas.

No obstante, ha aclarado que nadie "nadie debe dudar" de que si tuviera al menos un mínimo de salud y de calidad de vida, podría sacar fuerzas de flaqueza y, con el apoyo de sus compañeros, proseguir en su responsabilidad al frente del sindicato minero.

Ahora, y tras este anuncio, corresponde al sindicato convocar el congreso para elegir al nuevo secretario general, tras 34 años en los que Villa ha ocupado el cargo.

"Sea quien sea el elegido, tendrá mi apoyo moral, aunque en la práctica, poca ayuda podré prestarle ya, pues mi salud no me permite ninguna implicación efectiva en las necesarias tareas sindicales que desde este mismo momento es necesario desplegar", ha señalado.

Villa ha recordado que antes de acceder a la secretaria general del sindicato en 1979 fue elegido por sus compañeros como responsable de la sección sindical de Hunosa, una empresa pública que por aquel entonces contaba con una plantilla de 27.600 trabajadores.

Se trató, según ha recordado, de una etapa "muy intensa" en la que ya se reivindicaba el papel que la empresa estatal debía jugar no sólo en cuanto a su política de diversificación, sino como "elemento indispensable para construir una sociedad y unos territorios más justos, igualitarios y prósperos".

"Ha sido un tercio de siglo de luchas, defendiendo un sector económico y laboral al que se le ha intentando liquidar a lo largo de todos estos años", ha señalado.

Ha asegurado que los efectos de las políticas de ajuste y reconversión "han sido devastadoras" y que, aunque a veces los sindicatos y trabajadores ganaron, en otras no pudieron alcanzar o lograr los objetivos sociales y colectivos que se habían marcado.

Ha mencionado el último proceso llevado a cabo en defensa del carbón, del empleo en la minería y de las comarcas mineras, frente a un Gobierno del PP que "nunca mostró intención de negociar".

"Hemos tenido que realizar un fortísimo y heroico esfuerzo, obligados por el hecho de encontrarnos ante el peligro real e inminente de cierre y ante la propia necesidad social, territorial y energética de supervivencia de un sector, el del carbón y en toda su industria, que seguimos entendiendo resulta estratégico para preservar la autonómica energética de España", ha añadido.

Sobre esto último, ha señalado que pese a que "otros tendrán que explicar el por qué de sus virajes", y que es verdad que no se han alcanzado todos los objetivos, "es justo reconocer el esfuerzo de miles de personas y trabajadores en esta última movilización".

En su opinión, "con toda seguridad", la actitud del Gobierno respecto a la minería, "su cerrazón y maniobras" no perseguían solamente un ahorro económico, aunque esa fuera la excusa.

También ha recordado que será el nuevo equipo del sindicato el que tenga que hacer frente a la negociación del futuro plan de la minería y de la empresa pública.