Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Bruselas apuesta por endurecer los límites a los bonus de la banca

Barnier aboga por fijar una relación fija entre los salarios de los altos ejecutivos y los empleados. -También defiende fijar una ratio entre los pluses y el sueldo fijo

La Comisión Europea está considerando imponer reglas más duras para mantener bajo control el sueldo de los banqueros, incluida la posibilidad de establecer límites entre lo que cobran los ejecutivos estrella y gestores en comparación con los empleados de base. También están barajando la opción de establecer una tasa fija entre salario y bonus, de tal manera que este segundo concepto no pueda sobrepasar un determinado porcentaje sobre las remuneraciones totales.

Según ha dejado entrever el responsable de Mercado Interior de la Comisión, Michel Barnier, en una entrevista con Reuters, el Ejecutivo comunitario quiere ir más allá en el control de los sueldos a los banqueros. Según ha reconocido el comisario, ante la falta de éxito de las medidas impuestas hasta la fecha por las autoridades comunitarias se corre el riesgo de aumentar el rechazo social a este colectivo en un futuro.

"Si los bancos son incapaces de auto-disciplinarse en relación a los bonus, entonces tendremos que actuar", ha dicho Barnier, que es el comisario responsable de proponer y redactar el primer borrador de la nueva normativa europea.

"Entre las ideas que estamos explorando es incluye la opción de fijar una ratio entre el sueldo fijo y los bonus", ha añadido. "Otra idea que podría considerarse es establecer una proporción entre los niveles más bajos de sueldo y los salarios de quienes más cobran", ha añadido.

Si la propuesta de Barnier finalmente se convierte en ley, supondría la regulación financiera más intrusiva hasta la fecha de Bruselas desde que empezó la crisis en 2008. En cualquier caso, tendrá que hacer frente a la oposición de la City de Londres -centro financiero- mientras, en el resto, podría ser tachada como política populista.

Barnier tundra oportunidad de discutir sus ideas con los responsables financieros e industriales de las grandes potencias cuando viaje esta semana a Davos, Suiza, donde un año más se celebra el Foro Económico y Mundial.

La UE ya ha puesto en marcha medidas para limitar la cantidad de dinero en metálico que los ejecutivos pueden recibir en concepto de bonus. También ha insistido en reclamar que estos pagos se realicen durante cinco años para desincentivar la asunción de riesgos que podrían desembocar en una nueva crisis financiera. Más activa se ha mostrado Bruselas a la hora de parar los pies a las entidades que, necesitando capital, sigan pagando sueldos millonarios a sus gestores o dividendos a sus accionistas.

Las últimas propuestas de Barnier, cuyos intentos por reducir los pagos a los banqueros se han visto frustrados a lo largo de la crisis, apuestan por ir más lejos en los límites actuales a lo que pueden cobrar este colectivo, responsable en algunos casos de dejar a las entidades en situación de ser rescatadas con fondos públicos.

"Los politicos tendrán cada vez más y más difícil explicar al gran público que algunos banqueros se están llevando bonus increíbles", ha afirmado Barnier. "Si no regulamos ahora, nos arriesgamos a afrontar una reacción violenta", ha concluido.