La crisis del euro

Las dudas sobre la crisis obligan a España a pagar el precio más alto por su deuda desde 2008

El Tesoro eleva los intereses de sus letras a 3 y 6 meses sobre el 2% y el 3% por primera vez en cuatro años para colocar 3.480 millones. -La subasta roza el objetivo máximo con una fuerte demanda

Las dudas sobre el final de la crisis que asoman desde Roma, donde su Gobierno es incapaz de aprobar nuevos recortes, y Berlín, desde donde llegan advertencias de que los trabajos para reforzar el fondo de ayuda no estará listo mañana, han pasado factura a España. El Tesoro Público ha vuelto a acudir hoy al mercado primario de deuda, donde los Estados realizan sus emisiones, para subastar letras y financiarse con vistas a mantener la máquina en marcha -cumplir con sus compromisos de pagos y abonar vencimientos-. No obstante, ha tenido que ofrecer la rentabilidad de sus títulos hasta niveles desconocidos desde 2008 para superar los crecientes temores de estos últimos a que la situación siga empeorando.

En concreto, el organismo dependiente del Ministerio de Economía ha vendido 3.480 millones de euros frente a un objetivo establecido entre los 2.500 y los 3.500 millones en letras a 3 y 6 meses. La demanda total se ha situado en 9.666 millones, con lo que se ha quedado a menos de 1.000 millones de triplicar la oferta, un factor que denota que el país sigue contando con cierta confianza de los inversores.

Sin embargo, esta confianza se ha visto incentivada por una de las mejores medicinas que existe contra las dudas: dinero y más dinero. De hecho, el Tesoro se ha visto obligado a elevar la rentabilidad de las letras a tres y seis meses emitidas por encima del 2% y del 3% por primera vez en los últimos tres años.

En los títulos con vencimiento en tres meses ha comprometido un tipo marginal -el último antes de cerrar la operación- del 2,35%, más de medio punto porcentual sobre el 1,7% abonado en la última subasta a los mismos plazos que realizó a finales de septiembre. Con ellos, ha colocado 1.384 millones. Desde 2008, cuando llegó a pagar un 3,25%, no pagaba tanto por estos mismos títulos. A seis meses ha vendido 2.094 millones a un interés del 3,34%, por encima del 2,73% abonado en septiembre, y el tipo más alto desde el 3,93% que comprometió hace tres años.

Con este repunte en el precio que paga España por emitir deuda, el Tesoro ha roto la racha a la moderación en los intereses de las últimas subastas, en las que había logrado superar las turbulencias y los recortes en la nota de solvencia del país decididos recientemente por de las tres principales agencias de calificación, Standard & Poor's, Fitch y Moody's.

En el mercado secundario, donde se compran y venden los títulos de deuda soberana una vez emitidos, el incremento en los intereses de las letras no se ha traducido en un aumento de la presión contra los títulos que llevan la marca España. De hecho, la prima de riesgo, que es el sobreprecio exigido en este mercado a los bonos a 10 años frente a los alemanes, de referencia, se mantenía sobre los mismos niveles de ayer (342 puntos básicos). La jornada era de relativa calma para el conjunto de los periféricos.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS