Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

ACS cifra en 4.000 millones el impacto de su litigio con Iberdrola

El litigio entre ACS e Iberdrola tuvo ayer su primer capítulo en un juzgado de Bilbao que el lunes resolverá si, cautelarmente, debe suspenderse la salida del representante de la constructora del Consejo de Administración de la eléctrica, acordado el 26 de marzo. En la vista celebrada, cada parte repitió los argumentos de los últimos meses y la novedad fueron las cifras económicas: para la empresa de Florentino Pérez, el impacto del cese de su consejero es de 3.920 millones (al incluir patrimonio neto, capitalización bursátil, capacidad de endeudamiento, rentabilidad y resultados), mientras que la compañía de Ignacio Sánchez Galán estima en 1.400 millones la permanencia de un "competidor" en el Consejo.

Los abogados de ACS, que presentaron la demanda para pedir la vuelta de su representante al consejo, calificaron de "imposible" que sean competidores y rechazaron que suponga un perjuicio para la eléctrica. "Nadie se gasta 5.000 millones para estar en una empresa y luego perjudicarla". Agregaron que, de existir un conflicto, "sería accesorio y puntual", ya que la constructora solo factura un 1% en energía e Iberdrola, un 90%.

La eléctrica argumentó que la entrada de ACS en el consejo sería como "introducir un caballo de Troya" al disponer de la "información estratégica de todo el grupo". Justificó la decisión adoptada "por el 81%" de la junta en que la constructora ha dedicado el 62% de sus inversiones en los últimos cinco años a las áreas de ingeniería y energías renovables.