Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schwarzenegger quiere que vuelva 'Terminator'

El gobernador de California incentivará la producción cinematográfica para evitar la 'fuga' a escenarios más rentables

Hollywood es caro, al menos en comparación con otras ciudades americanas como Vancouver, Chicago o Nuevo México. Algunas de las películas más caras y taquilleras de los últimos años, como Terminator: Salvación, la última secuela de la trilogía, se rodaron fuera de la meca del cine, con las consiguientes pérdidas para la villa. El protagonista de la saga y gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, no está dispuesto a permitirlo.

Las rebajas fiscales e incentivos que ofrecen otros países y otros estados dentro de EE UU están absorbiendo la producción cinematográfica. Hollywood contraataca con las mismas armas. Schwarzenegger ha anunciado la puesta en marcha de recortes impositivos y otro tipo de acicates económicos para recuperar la producción de cine y televisión que ha emigrado hacia emplazamientos más rentables en la última década.

Puede que a ello contribuya, además, el reciente interés del Gobierno Federal en investigar los sobornos dentro de la industria. Y es que los sueños tienen un precio y la fábrica está dispuesta a pagar lo menos posible para reducir costes.

Rodar fuera, ganar más

Algunas de las películas con mayor recaudación de los últimos años se rodaron fuera de la meca del cine:

Terminador: Salvación

La última de la saga protagonizada antaño por Arnold Swarchenegger se rodó en Nuevo México en 2008 con un presupuesto de 200 millones de dólares, después de que los productores descartasen las localizaciones de Budapest. La rebaja impositiva del 25% inclinó definitivamente la balanza a favor del estado fronterizo.

Crepúsculo

El instituto de Forks (Washington) donde el noble vampiro enamora a la adolescente protagonista del bombazo juvenil estaba ubicado Portland (Oregón). La segunda parte, Luna Nueva, se rodará en Vancouver.

Enemigos públicos

Las peripecias de Johnny Deep interpretando al ladrón de bancos John Dillinger tienen lugar, principalmente, en Wisconsin. El estado devolvió a la productora casi toda la inversión realizada: unos cuatro millones de dólares de los 5,6 presupuestados para rodar allí.

Watchmen y El caballero oscuro

Ni los superhéroes se quedan en Hollywood. Los productores de Watchmen prefirieron reconstruir la ciudad de Nueva York en Vancouver, con un presupuesto de 120 millones de euros, mientras que la última de Batman, aportó unos 45 millones a la economía de Chicago.

Más información