Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Starbucks aprieta las tuercas a sus trabajadores para luchar contra la recesión

Acuciada por la competencia de locales de comida rápida, la cadena de cafés busca la máxima eficiencia para reducir costes aplicando las técnicas de Toyota

Starbucks ha decidido romper con algunos de sus símbolos para capear la crisis. La atención y el tiempo que dedicaban los camareros a preparar un café se ha terminado. La empresa quiere ser eficiente y ha apostado por estrategias de eficiencia en la producción que reduzcan el tiempo y los costes de servir un café, según informa The Wall Street Journal.Scott Heydon, artífice del proyecto, cree que se pierde demasiado tiempo en el proceso y está convencido de que las técnicas de trabajo just in time que llevaron a Toyota al número uno mundial en la producción de automóviles pueden aplicarse en sus locales. De hecho, de una u otra manera, toda la competencia lo hace ya.

El objetivo de Starbucks es el de implementar este tipo de estrategias en sus 11.000 locales en EE UU. La empresa, que ya ha recortado casi 7.000 de sus 176.000 empleos en todo el mundo, quiere reducir los costes de la mano de obra, que suponen el 24% de los gastos de la empresa al año. Para ello, siempre según el diario estadounidense, Starbucks se ha hecho con los servicios del ex ejecutivo de Toyota Jonh Shook, uno de los artífices de que, a pesar de los problemas que atraviesa, el fabricante de automóviles japonés se haya convertido en el líder mundial de ventas. En el momento de redactar la noticia, ELPAÍS.com no ha podido confirmar con la empresa si la decisión afecta a los 75 locales que hay en España. Posteriormente han hecho saber a esta redacción que no piensan aplicar estas técnicas "por ahora".

El objetivo final es reducir el tiempo de preparación para aumentar el tiempo de atención al cliente y, de paso, ahorrar unos millones de dólares. Hay quienes ven en esta decisión, sin embargo, una estrategia para reducir aún más la plantilla.

Starbucks sufre la competencia de McDonalds y Dunkin' Donuts, que se han lanzado a la venta de cafés similares a los de Starbucks pero más baratos. En este contexto, la mayor red de cafeterías del mundo se ha visto obligada a rebajar sus precios, que siguen siendo percibidos como demasiado caros por un sector de los consumidores. Con la crisis, muchos tratan de ahorrarse los hasta 1.200 dólares al año que pueden suponer tomarse dos cafés al día en Starbucks, que ha visto como las ventas se reducían en un 4,3% en el último trimestre.

Mientras, la compañía sigue sumando tiendas a su red mundial. Además de abrir la segunda en Holanda, ha anunciado recientemente su intención de duplicar las tiendas que tiene en Polonia y República Checa en los próximos años.