Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sarkozy reclama un incremento de los fondos de la UE contra la crisis

Brown advierte de los peligros de que la crisis se contagie a los países del este de Europa

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro británico, Gordon Brown, han realizado un nuevo llamamiento conjunto para actuar de manera enérgica y prevenir que la actual crisis financiera siga propagándose. En una rueda de prensa conjunta en París, Brown ha dicho que la prioridad ahora es "frenar el contagio a otros países, incluidos los de Europa del Este" donde en su opinión empiezan a vislumbrarse los primeros problemas.

Sarkozy, por su parte, ha respaldado el incremento de la ayuda para países de la UE en crisis de los 12.000.000 millones de euros actuales a los 20.000.000 millones. Así, ha adelantado que propondrá el próximo 7 de noviembre a sus colegas europeos "que la Unión Europea incremente el fondo destinado a mantener a flote a determinados países en peligro. Debería destinarse al menos 20.000.000 millones de euros para incrementar nuestra capacidad para responder a la crisis", ha dicho Sarkozy.

En paralelo, el mandatario francés ha apostado por ayudar a las economías emergentes a través del Fondo Monetario Internacional (FMI). "Tenemos que encontrar el camino para que el FMI se dote de más recursos para ayudar a determinados Estados, especialmente los países emergentes", ha explicado.

En este contexto, el primer ministro británico, ideólogo de los planes de rescate puestos en marcha en las principales economías europeas, también ha apostado porque el FMI cree un nuevo fondo para ayudar a los países con problemas.

Los dos líderes se han reunido en Francia para coordinar sus posiciones de cara a la reunión del próximo 7 de noviembre que servirá para que la Unión Europea consensúe una postura común de cara a la cumbre del día 15 del mismo mes en Washington, una reunión a la que España no está invitada aunque el Gobierno mantiene abierto un frente diplomático para que finalmente no sea así.

Brown ha dicho que el encuentro de Washington sera un momento definitivo para saber cuántos países son capaces de trabajar juntos para superar el desafío de la crisis. Y ha añadido que tanto Reino Unido como Francia comparten el interés de asegurar que el FMI cuente con los recursos para afrontar con solvencia los azotes de la crisis.