Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trichet abre la puerta a una subida de los tipos de interés en verano

La institución revisa al alza sus previsiones de inflación y baja las de crecimiento por el alza del petróleo

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, indicó ayer que los riesgos para la estabilidad de precios "se han incrementado más" y ha advertido que la institución mantiene un grado de "elevada alerta" y se podría decidir una subida de tipos de pequeña proporción en la próxima reunión desde el 4% actual con el objetivo de anclar las expectativas de inflación y prevenir la materialización de efectos de segunda ronda.

Lo cierto es que el petróleo está apagando la luz al final del túnel de la inflación. La persistencia en el alza del crudo y los alimentos han provocado que el BCE revise notablemente al alza sus previsiones de inflación para 2008 y 2009. Y si los precios suben, baja el crecimiento, por lo que la institución también ha reducido sus proyecciones para el año que viene.

Concretamente, Trichet ha anunciado que la entidad pronostica ahora una tasa de inflación para 2008 entre el 3,2 y el 3,6%, frente al 2,6 y el 3,2% pronosticado en marzo.

Previamente, el consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) celebró en la mañana de ayer había votado a favor de mantener los tipos de interés en el 4% por duodécimo mes consecutivo ante la persistencia de la inflación y la subida del petróleo.

Ante esta carestía del oro negro, la tasa de inflación interanual de los precios de consumo de la zona del euro ha aumentado en mayo hasta el 3,6%, tres décimas más que en abril, según el cálculo preliminar de la oficina de estadística comunitaria Eurostat.

Así, aunque el encarecimiento de los combustibles y la subida de los precios lastra el consumo privado, ya que reduce el poder adquisitivo de los consumidores, la lucha contra la inflación pesa más a la hora de tomar decisiones en el seno del consejo de la institución monetaria. Además, los últimos datos de crecimiento de Alemania o Francia, que han sido mejor de lo esperado, han aliviado las presiones para rebajar el precio del dinero en la euro zona.

Entre diciembre de 2005 y junio de 2007, el BCE incrementó los tipos de interés en ocho ocasiones en un total de 2 puntos porcentuales, hasta el nivel actual.