Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Echar las redes a una casa

Internet ofrece muchos portales inmobiliarios, pero no todos son iguales. Recibir noticias de novedades, crearse un perfil y elegir una web con un gran número de entradas multiplica las opciones de encontrar un piso

Las personas que buscan piso han encontrado en los últimos tiempos un nuevo aliado: Internet. La Red ha cambiado el panorama y la estrategia. Según un estudio de uno de esos portales inmobiliarios que han irrumpido con tanta fuerza, Idealista.com, tres de cada cuatro personas que buscan casa ya sólo lo hacen por Internet.

La cantidad de ofertas a la que se accede a través de estas webs puede ser abrumadora. De hecho, para recabar por otras vías toda la información que se encuentra en Internet se necesitarían unas 300 horas, tal como se apunta en un informe de este portal.

Son muchos los portales surgidos como intermediarios entre vendedores y potenciales compradores, sin embargo, no todos ofrecen las mismas posibilidades de alcanzar el objetivo. Éstas son algunas pautas a tener en cuenta a la hora de elegir una buena web y sacar el máximo partido de ella.

-Poder ver la vivienda. Es fácil exagerar las condiciones de la casa, asegurar que la cocina fue cambiada hace un año cuando, en realidad, se hizo hace diez, o que un inmueble agrietado ha sido recién pintado. Por tanto, que un portal permita adjuntar el mayor número posible de fotos reduce el riesgo de ser engañado. La prueba del algodón será la visita a la casa, pero esto puede evitar muchas salidas inútiles. "Lo mejor es entrar en sitios en Internet que aconsejen al anunciante colgar imágenes de su vivienda", afirman desde Idealista.com.

-Tener la ubicación exacta. Que una web aporte planos de situación o, incluso, planos vinculados a callejeros es un valor añadido a tener en cuenta, subrayan en Globaliza.com. Puede que no sea lo mismo una calle que otra, aunque apenas les separen unos metros.

-El número de visitas. Si un portal tiene muchas entradas, eso ya puede ser un buen indicativo de que algo bueno puede encontrarse ahí. "Fijarse en las solicitudes de información registradas, en los correos enviados y en la fecha de las últimas modificaciones de las fichas" son también una buena pista, a juicio de Globaliza.com.

-Crearse un perfil. Darse de alta en los apartados de perfiles y newsletter de los portales inmobiliarios para recibir ofertas en función de las características del piso deseado aumenta, según Idealista y Globaliza, las opciones y la confianza del internáuta sobre ese portal.

-Aglutinar toda la oferta. Particulares y agencias inmobiliarias son los principales anunciantes, sin embargo, no todos los portales dan cabida a ambos. Algunos, por ejemplo, sólo permiten colgar sus ofertas a las agencias, algo que debe hacer desconfiar a los buscadores de piso.

-Toda la información sin nada a cambio. Otro rasgo de una buena web es que aporte toda la información de una oferta sin necesidad de dar ningún dato personal. "No es recomendable un portal que te pida que mandes un sms para tener acceso al teléfono de una oferta", indican en Idealista.com.

Internet, al calor del hogar, permite dedicarle mucho tiempo a la búsqueda, depurar los criterios y acceder a un gran número de ofertas. Cuánto mejor sea una web y mejor sepamos utilizarla, más posibilidades tendremos de encontrar la vivienda ansiada.