Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Es hora de la lealtad al ciudadano común, no de la obediencia a las organizaciones"

El encuentro festejaba su trayectoria como político, escritor, profesor y activista sociocultural, pero Xosé Manuel Beiras quiso extender el homenaje a los que en los años 60 comenzaron en política "con la ética de la fraternidad". "Solo puedo aceptar este homenaje como reconocimiento a una generación", anunció cuando le tocó tomar la palabra hacia el final del acto, después de escuchar las alabanzas de compañeros de dentro y de fuera del BNG. "Fue y sigue siendo el gran líder referencial del nacionalismo gallego después de Castelao", dijo de él Xosé Ramón Fandiño, encargado junto a Comba Campoy de conducir el homenaje dedicado al político, celebrado ayer en el Auditorio de Galicia y al que asistieron unas mil personas. El acto fue también la presentación oficial de Á beira de Beiras, una recopilación de artículos en los que el político reflexiona sobre asuntos tan diversos como la Unión Europea, la ordenación del territorio, el asociacionismo de base o la lengua propia.

En un momento de fuerte división interna, el encuentro sirvió además para reunir a representantes de las distintas corrientes del BNG, como Teresa Táboas, Alfredo Suárez Canal, Carlos Aymerich, Xosé Manuel Pérez Bouza, Camilo Nogueira o Martiño Noriega. "Tenemos que recuperar el protagonismo como pueblo y como ciudadanos. Es la hora de la soberanía popular en el sentido prístino de la palabra, la hora de la lealtad al ciudadano común, no de la obediencia a las organizaciones", clamó Beiras, interrumpido en varias ocasiones por los aplausos del público. "Cuando se pasa de la cooperación a la competición esto es terrible", sentenció.

El líder de Encontro Irmandiño se mostró convencido de que "el final del ciclo democrático abierto después de la Segunda Guerra Mundial" no supondrá el fin del nacionalismo. "Habrá una salida dentro o fuera del BNG", auguró durante un discurso cuyo tono pasó en cuestión de minutos del agradecimiento abrumado a la pura reivindicación. "Lo lógico es que hubiese una capacidad suficiente de pensar en el país antes de en los intereses de cada grupo. Cuando se pasa de la cooperación a la competición esto es terrible", insistió.

El homenaje a Beiras coincide con una fecha clave en la trayectoria del nacionalista, el inminente 40º aniversario de la publicación de O atraso económico de Galicia (1972).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de diciembre de 2011