Gibraltar elige líder para nuevos frentes

Los tres candidatos apoyan los rellenos en la costa a los que se opone España

Gibraltar celebra hoy una de las elecciones más disputadas de su historia. Un total de 21.710 personas están convocadas a las urnas para elegir, en listas abiertas, a los 10 representantes del Gobierno y siete de la oposición que compondrán el futuro Parlamento gibraltareño. España es un componente obvio e inevitable en la política gibraltareña. El conflicto por la soberanía no es ya la materia que de manera obsesiva marcaba las relaciones entre España y la colonia británica. Pero eso no significa que el horizonte esté claro.

Tres candidaturas concurren a los comicios: la del Gibraltar Social Democrats (GSD), que encabeza el actual ministro principal, Peter Caruana; la del Gibraltar Socialist Labour Party (GSLP) de Fabian Picardo y la del Progressive Democratic Party (PDP) de Keith Azopardi, cuyas posibilidades para acceder al Gobierno son remotas. Las encuestas otorgan una ventaja de 10 puntos al GSLP de Picardo sobre el partido de Caruana, que en los últimos comicios venció por tan solo cuatro puntos de distancia. Caruana, tras 16 años de mandato, deja una tasa de paro del 2% y le economía local sigue creciendo.

La victoria del partido Popular en las elecciones españolas ha añadido incertidumbre sobre el futuro de las relaciones bilaterales. Los tres candidatos coinciden en que la figura del Foro de Diálogo Tripartito en la que se ha desenvuelto en los últimos años el Gobierno de Caruana es la más beneficiosa para los habitantes del Peñón. El problema surge en el momento, en que el Partido Popular ya ha dejado entrever que es partidario de reanudar con Londres las conversaciones sobre la soberanía de la colonia -interrumpidas en 2002- en perjuicio de un Foro que considera "muerto", según ha confirmado el diputado del PP y alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce.

La jurisdicción de las aguas próximas al Peñón y su gestión respecto a la bahía de Algeciras, han ralentizado posibles acuerdos sobre medioambiente y seguridad marítima. Los tres candidatos apoyan la política de relleno en la cara oeste del Peñón. España apela al tratado de Utrecht y no reconoce aguas territoriales a la colonia. El desencuentro parece, de nuevo, estar a la vuelta de la esquina.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS