Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El equipo de Basagoiti y Aralar confrontan sus ideas sobre la paz en su primera cita

La principal conclusión política de la reunión que ayer mantuvieron en San Sebastián sendas delegaciones de las ejecutivas del PP vasco y Aralar fue su propia celebración. Nunca en los algo más de 10 años de historia de la formación abertzale, hoy uno de los socios de Amaiur, se habían sentado cara a cara las direcciones de dos partidos que comparten relaciones con absoluta normalidad en el Parlamento vasco y otras instituciones, una carencia "inexplicable, porque no había ningún motivo para que no se produjera", según uno de los ayer reunidos.

Ya que la intención de la cita, celebrada en la sede donostiarra del PP, no era llegar a ningún acuerdo, ambas partes pudieron constatar y confrontar sus diferencias sobre la gestión del final de ETA y el proceso de paz en Euskadi, al igual que sobre la crisis. "Nuestras visiones del país son distintas, pero la ventaja es que nos lo hemos dicho cara a cara", dijo un dirigente popular. A la cita acudieron tres representantes del PP (Antonio Basagoiti, Iñaki Oyarzábal y Borja Sémper) y cuatro de Aralar (Patxi Zabaleta, Dani Maeztu y Rebeka Ubera, a los que ayer mismo se sumó el diputado electo Jon Iñarritu), que mantuvieron una charla distendida y sincera, según ambas partes, más de hora y media.

Fuentes populares destacaron que su delegación puso sobre la mesa la necesidad de que la izquierda abertzale dé más pasos en el reconocimiento de las víctimas y la deslegitimación del terrorismo. "No puede ser que de la noche a la mañana las exigencias caigan sobre los demás", apuntaron estas fuentes. Y desearon que las posiciones de Aralar no queden ahora "diluidas y fagocitadas" en el seno de la coalición que comparten, entre otros, con los herederos de Batasuna.

El PP difundió después un comunicado en el que incide en la necesidad de "mantener alto el listón de exigencia democrática", rechazar la equiparación de víctimas y prestigiar el Estatuto.

Zabaleta sí hizo unas declaraciones en las que se congratuló de que se hayan normalizado las relaciones entre ambos partidos y destacó que se habían abordado todas las cuestiones de interés "sin exclusiones". Los puntos de vista fueron "todos diferentes y, en algunos casos, incluso contrapuestos", reconoció el coordinador general de Aralar.

Este partido había solicitado la reunión dentro de la ronda con otras formaciones que está realizando para presentar la dirección surgida de su congreso de septiembre, puso sobre la mesa su análisis sobre la pacificación y la normalización política, el Acuerdo de Gernika y "lo que se ha hecho y falta por hacer".

El PP vasco quiere normalizar también sus relaciones con EA, otro de los socios de Amaiur, con quien tiene previsto reunirse en una cita para la que no hay una fecha cerrada. "No hay prisa, pero tampoco voluntad de dilatarlo", según un parlamentario popular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de noviembre de 2011