Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Con la música a los museos

El Picasso y el Thyssen suman ciclos musicales a su oferta

Las arcadas y columnas de mármol renacentistas del patio del Palacio de Villalón, un edificio del siglo XVI sede del Museo Thyssen de Málaga, fueron ayer por la mañana el pétreo público ante el que la pianista malagueña Paula Coronas interpretó piezas de Manuel de Falla, Isaac Albéniz, Enrique Granados y Eduardo Ocón. Sentada ante un bello Bösendorfer, un piano de cola de alta gama, Coronas afinaba el instrumento con el que unas horas después deleitó al público en la inauguración del ciclo Contextos musicales en la colección Carmen Thyssen, un recorrido por las analogías entre la música lírica del siglo XIX y su representación en las obras románticas de la colección del museo.

"Este ciclo es una gran idea. La música no solo es música, es un arte, y conectarla con la pintura le aporta muchas más cosas", razona Coronas, quien a sus 38 años es profesora de piano en el Conservatorio Manuel de Carra de Málaga, doctora en Ciencias de la Comunicación y especialista en Joaquín Rodrigo y Antón García Abril.

Esta percepción de Coronas sobre lo idóneo de acercar otras expresiones artísticas a los museos es compartida por los directores del Picasso y del Thyssen, José Lebrero y Lourdes Moreno, respectivamente, que han apostado por el flamenco, la poesía y el cine como elementos enriquecedores de la oferta de sus centros.

El cantaor sevillano José de la Tomasa inauguró el pasado día 4 el ciclo que el Museo Picasso dedica al flamenco desde hace tres años. "El museo dispone de un auditorio con muy buenas condiciones, lo que ya en si ofrece un buen punto de partida. La música es una de las expresiones culturales más democráticas que conocemos. Con la variedad de ciclos que ofrece el museo, buscamos complementar la oferta de otras instituciones locales; así como colaborar con agentes e instituciones especializadas. Además de trabajar con formatos que potencien la proximidad entre el músico y el público", explica Lebrero.

"La música aporta una contextualización de las obras plásticas. Desde la Edad Moderna los estilos pictóricos van acompañados de los musicales en correspondencia. Por ejemplo, existe un estilo barroco para la literatura, la pintura y también para la música, al igual que otro neoclásico o romántico. La música complementa el discurso del museo, la época en la que las obras se crearon y en la que los pintores trabajaron. Contextualiza su colección. Es una herramienta didáctica y de comprensión de primer nivel", apunta Lourdes Moreno.

La actuación de Paula Coronas en el Thyssen abrió un ciclo que incluye visitas guiadas a la colección. El próximo sábado habrá un recital de la mezzosoprano Belén Elvira, el tenor Francisco Arbós y el pianista Juan Antonio Álvarez Parejo. Mientras que la tercera edición de Flamenco en el Picasso se prolongará hasta abril.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de noviembre de 2011