Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSÉ BLANCO | Candidato socialista por Lugo y ministro de Fomento | ELECCIONES 2011 | El duelo entre PSOE y PP

"La ley caerá sobre los que me infaman"

Al menos en apariencia, José Blanco (Palas de Rei, 1962) no acusa la presión de la Operación Campeón, de la que lamenta dos cosas: su "indefensión" y el perjuicio que le pueda causar a Rubalcaba. La actitud del ministro de Fomento y candidato del PSdeG por Lugo cambia cuando la conversación entra en asuntos judiciales. Entonces se tensa y mide sus palabras para no decir ni una de más. "No tengo pensado ser candidato a la presidencia de la Xunta", afirma. La entrevista se celebra en el despacho del secretario general del PSdeG, Pachi Vázquez.

Pregunta. Las encuestas no van bien. ¿Necesita el PSOE un revulsivo antes del 20-N?

Respuesta. Las encuestas van cada día mejor. Estoy seguro de que empezó la remontada. Si vemos las encuestas de valoración tras el debate, vamos a sacar una conclusión: Rajoy ganó entre los que tenían previsto votar al PP, y Rubalcaba ganó entre los indecisos y entre la gente que pensaba votar al PSOE. Si convertimos cada día que queda en un día de reflexión ganaremos.

"Mantengo lo que comprometo y no seré candidato del PSdeG a la Xunta"

"Si el modelo de Rajoy es el de Galicia, el experimento es fallido"

"Hablo con muchos empresarios, pero nunca influí en ninguna decisión"

P. Pese a todo, Rubalcaba necesitaba golear.

R. Si la gente reflexiona y piensa, hay un margen importante para alcanzar un buen resultado. Hay gente que está desencantada, y probablemente no le falte razón; gente que no entiende algunas decisiones que tuvimos que tomar para evitar la quiebra, como Portugal o Grecia, y no comprende que si no las hubiésemos tomado las consecuencias serían infinitamente peores. Hay ciudadanos que pueden estar desencantados, pero si gana Rajoy el 20-N estarán desesperados. Hay margen para la remontada.

P. Rubalcaba no citó en el debate la gestión de Feijóo como ejemplo de las medidas que pueda aplicar Rajoy. ¿No es un aprobado implícito a la Xunta?

R. No, en absoluto. Lo ha puesto en algunas ocasiones. En todo caso, si este es el modelo, el experimento es fallido. Feijóo ha demostrado ser mal político y mal gestor. Sobre lo único que ha tratado de gestionar, la fusión de las cajas, ya sabemos los resultados. En todo lo demás, lo que ha hecho es cercenar derechos. En materia educativa, sanitaria, de prestaciones sociales... No hay ningún indicador desde que gobierna Feijóo que haya ido a mejor. Todos han ido a peor. Muchísima gente en Galicia añora el Gobierno de Touriño. No nos puede ocurrir esto el 20 de noviembre, que tras las elecciones, a los tres días nos arrepintamos de no participar o de no haber reflexionado suficientemente nuestro voto.

P. El Pacto del Obradoiro incluía un acuerdo de no utilizar el AVE como arma política.

R. Desde el primer momento, se dieron cuenta de que realmente lo que le preocupaba al PP no eran las infraestructuras en Galicia, sino el ministro de Fomento. Y por eso trataron de negar la evidencia, que es que el mayor compromiso de inversión pública en Galicia se hizo en con este Gobierno, y se acentuó desde que asumí la responsabilidad del ministerio en todos los ámbitos: autovías, puertos, aeropuertos, salvamento y por supuesto alta velocidad. Por lo tanto: la obsesión del PP por atacarme se deriva del compromiso que he mostrado con Galicia, y eso llevó al PP a cuestionar lo que es incuestionable.

P. El PSOE se juega mucho el 20-N. ¿Y el PSdeG?

R. No se juega nada, y aspira a tener un buen resultado para contribuir a la victoria del PSOE. El PSdeG ha tenido un resultado municipal razonable, en la media de los mejores en España. Y el siguiente reto será afrontar las autonómicas con un proyecto que enganche a una ciudadanía desencantada con la Xunta.

P. Se le atribuye ambigüedad sobre su eventual regreso político a Galicia.

R. No hay ambigüedad. Siempre he manifestado que mis aspiraciones políticas se habían colmado, que era una persona comprometida con el Partido Socialista. Y siempre he dicho con total claridad que apoyaba a Pachi Vázquez. Por lo tanto, no sé dónde está la ambigüedad.

P. En 2009 manifestó: "No lo diré más veces: no seré candidato a la presidencia de la Xunta". ¿Lo mantiene?

R. Yo mantengo siempre lo que comprometo. Yo no tengo pensado ser candidato. Mi caudal de gratitud a este partido es infinito, y reitero que apoyo a Pachi, y por tanto, es lo que vengo diciendo permanentemente y no es nuevo. Lamento no darle un titular con esto.

P. Vázquez quiere aclarar la candidatura justo tras el 20-N. ¿Está de acuerdo?

R. Bueno, yo creo que el partido debe definir su candidatura, su proyecto, su alternativa... Es verdad que aún queda un tiempo hasta las elecciones, aunque probablemente Feijóo esté pensando en adelantarlas. Creo que el PSdeG sí debe definir pronto proyecto y candidato.

P. Con la llegada al Supremo del caso Campeón, ¿teme que su carrera política haya quedado ya tocada pase lo que pase?

R. Mis ambiciones políticas están colmadas desde hace tiempo. Por lo tanto, no veo que esto tenga que ver con mi carrera política. En todo caso, lo único que espero es que prevalezca la verdad y que se descubran las falsedades. Y que pague por ellas quien me ha difamado.

P. ¿Cómo cree que puede afectar a la campaña de Rubalcaba?

R. Pues no lo sé. Lamento que eso pueda ser así. Estoy en una situación de indefensión, no conozco las diligencias todavía, parece que no las voy a conocer hasta después del 20 de noviembre, y como creo firmemente en la democracia, voy a trabajar intensamente para que Rubalcaba sea el presidente de España. Y a partir de ahí, cuando conozca las diligencias, trabajaré para que el peso de la ley caiga sobre quienes están vertiendo estas infamias.

P. ¿La coincidencia con la campaña electoral es eso, una coincidencia?

R. Yo respeto la labor de los jueces y sus tiempos. Lo único que manifesté el día que se conoció la decisión de la jueza de enviarlo al Supremo, fue que coincidía con el inicio de la campaña electoral, es que esto es un hecho objetivo, y me han criticado por ello. No sé por qué, porque yo reitero: confío plenamente en la justicia y por lo tanto también respeto los tiempos judiciales.

P. ¿Fue un error interesarse por un proyecto empresarial, como revelan conversaciones telefónicas con el industrial José Antonio Orozco?

R. Yo a lo largo de todo este tiempo de ministro he hablado con muchísimos empresarios, y a mí me parece que trabajar por generar actividad económica, por generar empleo, es positivo. En ningún caso traté de influir en ninguna decisión, y siempre me he movido con respeto absoluto y con cumplimiento de la ley.

P. El martes, el Supremo decide si se enjuicia a un conselleiro por certificar en falso el final de una obra. ¿Cree que si es así debe dimitir?

R. Yo creo en la presunción de inocencia siempre, y hasta que los hechos están probados, hasta que hay procesamientos, hay que respetar la acción de la justicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de noviembre de 2011