Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Sevilla baila sin compromisos

El Mes de Danza, que cumple 18 años, reivindica la convivencia de estilos

¿Es esto danza? Se preguntaban algunos cuando, hace unos 15 años, los bailarines comenzaron a economizar movimientos para crear un lenguaje austero, más abstracto aún de lo habitual en la danza contemporánea: la llamada no-danza. En el baile, como en toda expresión artística, los creadores van por delante del gusto del público, arrastrándolo hacia propuestas menos cómodas en las que el respetable tiene que adoptar un papel activo. Eso es precisamente lo que lleva haciendo el Mes de Danza en Sevilla desde su nacimiento, en 1994, de la mano de la gestora María González y el coreógrafo y bailarín Fernando Lima.

Mes de Danza, que alcanza este año su mayoría de edad, arrancó ayer en Sevilla con el estreno de Del estado natural, de Víctor Zambrana. La cita, que hasta el 20 de noviembre ofrecerá 34 funciones de 18 compañías, se reafirma con el lema 18 años calando: Esto es danza. "El artista es alguien sensible e intuitivo que siempre va por delante. Su función es detectar primero lo que la sociedad tarda más tiempo en digerir. Nuestra labor como gestores culturales es establecer un enlace entre el creador y el público", explica María González, quien desde hace cinco año dirige el certamen en solitario. "Ahora se está volviendo al movimiento, pero hay una gran mezcolanza fruto de nuestra sociedad en la que las artes tienden a interrelacionarse", añade.

Además del espectáculo del sevillano Víctor Zambrana, que interpretarán Judith Mata, Inma Corral, María M. Cabeza de Vaca y cinco alumnos del Centro Andaluz de Danza, podrán verse otros dos estrenos absolutos: Breve historia de un largo acontecimiento, de Bikini Ducc y Dos Proposiciones, y Otra manera de encontrarse, de Teresa Navarrete.

El certamen, que este año ha incrementado su presupuesto de los 170.000 euros de 2010 hasta 178.000 euros, cuenta con seis compañías internacionales, como Arkadi Zaides (Israel), Oktana Danza Teatro/Konstantinos Rigos (Grecia) o Maura Morales (Cuba). "Cada año vamos a prestar una atención especial a una zona europea y esta vez hemos decidido repetir con los países balcánicos porque es una zona muy interesante", afirma González. En la programación, que se reparte en 19 espacios entre ellos los teatros Maestranza, Central, Alameda, Quintero y La Fundición, figuran obras de Kire Miladinoski (Macedonia) y Paul Dunca (Rumanía).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de octubre de 2011