Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal cree que DSK agredió sexualmente a Banon, pero le exonera por falta de pruebas

La Fiscalía de París decidió ayer archivar la denuncia por intento de violación presentada por la periodista Tristane Banon contra Dominique Strauss-Kahn, antiguo director del Fondo Monetario Internacional, al no encontrar "suficientes elementos de prueba".

Los fiscales estiman, sin embargo, que los hechos investigados, sucedidos en 2003 y denunciados por la reportera en julio de este año, "tienen una connotación sexual no discutible y pueden ser considerados como un delito de agresión sexual". La acusación pública afirma además que no puede perseguir penalmente a Strauss-Kahn porque ese crimen prescribe a los tres años de ser cometido.

El archivo de la causa llega el mismo día que se publica el libro de Banon Le bal des hypocrites (El baile de los hipócritas), en el que narra sus vivencias de estos últimos meses. Banon no nombra a DSK en su obra, pero le denomina, textualmente, "el cerdo que me robó la vida".

Ayer, su abogado declaró que la decisión de los fiscales supone una "primera victoria que demuestra que los hechos no eran imaginarios". El letrado de Strauss-Kahn replicó diciendo que la causa ha sido archivada y eso absuelve a su defendido. Banon podría ahora presentar una demanda civil contra DSK, lo que obligaría a pronunciarse a un juez de instrucción.

Banon, de 32 años, solo se animó a interponer denuncia ante la policía francesa este verano, a raíz de que el exministro de Economía francés fuera exonerado en EE UU de la acusación de violación presentada por Nafissatou Diallo, una camarera del hotel Sofitel de Nueva York.

La investigación del caso Banon ha durado tres meses; la policía ha escuchado a una veintena de testigos, entre ellos al hoy favorito para imponerse en las primarias socialistas, François Hollande. Al ser interrogado, Strauss-Kahn afirmó que intentó besar en la boca a la joven periodista, pero negó haber tratado de violarla. El exjefe del FMI siempre calificó la acusación como "imaginaria", y presentó una querella por denuncia difamatoria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de octubre de 2011