Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reforma anti-Batasuna de la ley electoral hace dimitir al alcalde del PP de Val do Dubra

El alcalde del PP de Val do Dubra (A Coruña), Juan Manuel Baleato Iglesias, dimitirá en el pleno extraordinario de este lunes. Y lo hará porque lo obliga la reforma de Ley Orgánica del Régimen Electoral General que, a principios de año, pactaron PSOE y PP en el Congreso para excluir a Batasuna. Esta modificación implica que aquellas personas electas condenadas, aunque la sentencia no sea firme, deben abandonar sus cargos. Ese es el caso del popular Baleato Iglesias, setenciado por el Juzgado de lo Penal número 6 de A Coruña a siete años de inhabilitación por delito de prevaricación. Aunque ha recurrido el dictamen, deberá dejar inmediatamente su cargo.

Los hechos que han desembocado en la sentencia datan de 2007. Fue entonces cuando el regidor Juan Manuel Baleato ordenó a los servicios municipales retirar de una finca privada 26 camiones de zahorra por 3.870 euros. El material de construcción estaba allí depositado con autorización municipal, pero el Ayuntamiento decidió recogerlo a pesar de que no causaba, dice la sentencia, ningún peligro ecológico. El propietario de la empresa Hijos de Buján, que almacenó la zahorra en la finca, José Rodríguez Bardanca, fue el denunciante. Además, es el único concejal socialista de la corporación. El dictamen del juzgado coruñés basa el delito de prevaricación de Baleato en que el primer edil de Val do Dubra emitió una resolución injusta aun a sabiendas de su arbitrariedad.

El BNG, en cuanto conoció la sentencia, solicitó un pleno extraordinario para este viernes. El principal grupo de la oposición municipal pretendía que el alcalde informase de la situación tras el fallo, pero este se lo retrasó a este lunes ya para presentar su dimisión.

El caso guarda ciertas analogías con el del exregidor del Bloque de Arzúa, Xaquín García Couso. Allí fue el PP quien empleó la reforma anti-Batasuna para excluir a Couso de las listas electorales. Pero en esa ocasión, los populares se apoyaron en un delito que había cometido un antecesor del nacionalista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de octubre de 2011