Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un juez contra la ley del maltrato

El magistrado acusa a Conde-Pumpido de desatender las denuncias falsas

El titular del Juzgado de lo Penal 1 de Granada, Manuel Piñar, aprovechó una sentencia en la que condena un delito de falsa denuncia de maltrato para atacar tanto la postura de la Fiscalía General del Estado como la propia legislación sobre violencia de género. El magistrado -que condena a la mujer a un año y medio de prisión por denuncia falsa y presentación de testigos falsos, mientras que la fiscalía pedía la absolución-, acusa al ministerio público de "desatender su deber de acusar ante tan evidente falsedad de hechos".

El juez Piñar llega incluso a relacionar el, en su opinión, "excesivo celo ideológico de proteger a la mujer" con "el principio de oportunidad que legislaciones autoritarias atribuían a fiscales (...) y practicaban con asiduidad los fiscales que estaban al servicio de Hitler o Stalin, aunque ninguno de los dos se atrevió a plasmarlo en leyes".

Piñar considera que hay "excesivo celo ideológico de proteger a la mujer"

El juez argumenta que la acusada denunció a su exmarido "en represalia" por haber denunciado este a su "compañero sentimental", con mala fe y sabiendo que nada de lo que había denunciado era "cierto", con el propósito de "inferir un mal a su exmarido amparándose en el rigor tuitivo de la legislación de protección de violencia de género", según consta en la sentencia, que publicó ayer Ideal.

Para el juez, la legislación y la postura de la fiscalía ante el maltrato "está llevando a quitar la dignidad a determinados varones que son denunciados y sometidos a tediosos y rigurosos procedimientos", que con frecuencia comprenden detención y "escarnio público". "Lo que no hace", continúa, "sino alimentar la violencia, dar un paso atrás en la igualdad ante la ley y en última instancia en el Estado de derecho.

La sentencia, que puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial, considera probado que las dos denuncias que presentó la mujer en 2007, en las que acusaba de insultos y amenazas a su exmarido, se interpusieron por "venganza" y sin que sucedieran los episodios referidos. Tanto las manifestaciones de la mujer como las de sus padres, testigos, despidieron un "tufo a zafia falsedad", según el juez, que ha condenado a los progenitores a seis meses de prisión.

No es la primera vez que Piñar carga contra la fiscalía por el tema de violencia de género. Ya en 2009 condenó a costas a una mujer por denunciar a su exmarido por "venganza" y criticó en la resolución que el ministerio público no persiguiera el "uso abusivo de la normativa de violencia de género".

En 1999 y a cargo de un juzgado de Almuñécar, Piñar rebajó la indemnización a una accidentada porque su cicatriz solo se podía ver en situaciones íntimas. "Dadas las circunstancias de esos momentos, tampoco se suele reparar en detalles tan minúsculos".

Hace tres años, absolvió en un juicio rápido a un conductor ebrio por "la persecución obsesiva" para castigar con severidad a los que beben mientras quedan impunes los que conducen bajo los efectos de otras sustancias estupefacientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de septiembre de 2011