Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Joan Fuster, creador del estrambotismo

El artista catalán, fallecido a los 94 años, inventó un nuevo ismo pictórico

Joan Fuster i Gimpera era una persona satisfecha con su vida. Lo decía sin ambages en una entrevista que le hice hace unos meses. Estaba ya gravemente enfermo, le costaba levantarse del sillón y no pudo ni acompañar al fotógrafo al estudio de su casa en Torroella de Montgrí, donde guardaba muchos cuadros, cada cual más insólito. "Gracias por interesaros por mí", soltó, como si aquello le sorprendiese sobremanera. El inventor del estrambotismo pictórico falleció el pasado domingo a los 94 años en Torroella de Montgrí (Girona), el mismo lugar donde había nacido en 1917.

Su mente era tan original que tuvo que inventar una corriente artística para definirse, un nuevo ismo que creó en 1974, la primera vez que utilizó el sustantivo. "El estrambotismo es una fábula plástica, que expresa ideas que huyen de lo corriente, sin que el artista se supedite a los cánones", decía. "Cualquier elemento, sin perder su identidad, puede ser otra cosa". Ahí está Muerte de un gran pájaro, el cuadro en el que pintó a su perro como notario en un entierro rodeado de aves que van a dar su último adiós al amigo emplumado.

Fuster había conocido a Dalí y sus cuadros recuerdan al surrealismo, el dadaísmo y las vanguardias, aunque él admiraba simplemente la obra de los grandes pintores, como Goya o El Bosco. Se enorgullecía de trabajar con el paisaje de su Empordà natal, que transformaba en materia de fábula. Pintó muchas acuarelas desde joven, y en 1953 ganó un premio en el Salón de Acuarelistas de París. No promocionó demasiado su obra, aunque sí la vendió en el extranjero y la expuso en museos catalanes. La "vida de caracol" de Fuster (la expresión es suya) estuvo repleta de pequeños acontecimientos artísticos. Junto con la pianista Reinalda Blanco, creó la opereta El mito del Empordà, basada en un libro suyo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de septiembre de 2011