Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Del Bosque busca defensas

Domínguez, Montoya, que ha jugado 20 minutos en Primera, y Botía, novedades de la absoluta

El lateral del Barcelona B, Martín Montoya, y los centrales del Sporting, Alberto Botía, y del Atlético, Álvaro Domínguez, fueron las tres novedades en la convocatoria que Vicente Del Bosque comunicó ayer para el amistoso de España ante Chile (viernes 2 de septiembre) y el partido de clasificación para la Eurocopa ante Liechtenstein (martes 6). Los tres formaron, junto a Didac, la zaga titular de la sub 21 que levantó la Eurocopa el pasado junio en Dinamarca. Lesionados Piqué y Puyol, con Marchena y Albiol fuera de la titularidad en sus equipos y Capdevila en su aventura lisboeta, Del Bosque busca defensas, la línea menos productiva. Del grupo Sub 21 que triunfó en Dinamarca repiten tres centrocampistas, Thiago (Barça), Mata (Chelsea) y Javi Martínez (Athletic). "Vamos a aprovechar esta ocasión para llevar a chicos jóvenes que han demostrado sus cualidades en la sub-21. Vamos a tener la oportunidad de conocerlos más cerca", explicó el seleccionador.

El seleccionador censura "la agresividad" del clásico de Supercopa

En el caso de Montoya, de 20 años, que apenas disputó veinte minutos con el primer equipo del Barça la temporada pasada, la llamada de Del Bosque representa un salto desde un equipo de Segunda División a la selección absoluta. Un caso que recuerda el del hispano-danés Thomas Christiansen, también del filial azulgrana, que en 1993, con 19 años, fue citado por Javier Clemente para dos partidos. Los otros antecedentes de jugadores de Segunda convocados para la selección han sido Lángara, del Oviedo, en 1932, Elícegui (Real Unión, 1933), Zoco (Osasuna, 1960) y Salva Ballesta (Atlético, 2001).

Casi igual de histórica es la convocatoria de Alberto Botía. Con el murciano de 22 años formado en la cantera del Barça, el Sporting vuelve a estar representado en La Roja después de 15 años. Julio Salinas fue el último jugador llamado a vestir la camiseta de la selección durante su paso por el Molinón, entre 1995 y 1997.

Menos tiempo ha tenido que esperar el Atlético para volver a tener un embajador colchonero en la absoluta. Tres años y siete meses después de Pablo Ibáñez, Domínguez toma su relevo. Madrileño de 22 años, el central es un producto de la cantera rojiblanca. Su estreno con la camiseta del Atlético tuvo como escenario el mítico Anfield, ante el Liverpool, en la Champions de 2008.

Junto a los seis jóvenes protagonistas de la conquista del título europeo sub 21 en Dinamarca, los demás convocados fueron los porteros Casillas (Madrid), Reina (Liverpool) y Valdés (Barcelona); los defensas Arbeloa, Albiol y Ramos; los centrocampistas Cazorla (Málaga), Xabi Alonso (Madrid), Busquets, Iniesta, Xavi y Cesc (Barcelona); y los delanteros Silva (Manchester City), Llorente (Athletic), Torres (Chelsea), Negredo (Sevilla), Pedro y Villa (Barcelona).

Ante la presencia masiva de jugadores azulgrana -nueve pese a las ausencias de los lesionados Piqué y Puyol- y del Madrid (cinco), Del Bosque se vio obligado a hablar del ambiente de crispación entre los dos grandes del fútbol español. La relación entre los internacionales de los dos equipos empezó a fracturarse después de los cuatro clásicos en menos de 20 días del curso anterior y sufrió un golpe ulterior tras la tangana con la que concluyó la vuelta de la Supercopa de hace dos semanas.

"Era de esperar que hubiera algún roce, como siempre en un Madrid-Barça. Han sido dos grandes partidos y una gran propaganda de nuestro fútbol, aunque una mala propaganda de estos roces", afirmó Del Bosque sobre el tema. Y preguntado sobre el incidente entre Mourinho y Tito Vilanova, segundo de Guardiola, zanjó el asunto con una frase lapidaria: "Estoy en desacuerdo con todo lo que sea agresividad verbal o física".

El día después de la Supercopa Casillas llamó a Xavi para intentar recomponer las relaciones. "Todos los gestos para establecer buenas relaciones son buenos", comentó Del Bosque. "Lo que ha pasado es perturbador y no conduce a nada pero al igual que en la última convocatoria espero que todo vaya igual de bien".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de agosto de 2011