Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Mark Hatfield, último republicano progresista

Defendió posiciones pacifistas durante décadas, a veces casi en solitario

Representó a una estirpe política extinta: la de los republicanos progresistas. En una época de movimientos radicales, grupos ultraconservadores y Tea Party, Mark Hatfield destacaba como el último de los senadores afiliados al partido republicano que defendían, en algunos aspectos, valores propios de la izquierda. Era una muestra de independencia política: Hatfield estaba orgulloso de la herencia e historia del partido de Abraham Lincoln, pero disentía de sus líderes en asuntos como el gasto público en programas sociales y las escaladas bélicas. Murió el 7 de agosto en Oregón, a los 89 años.

Nacido también en Oregón en 1922, Hatfield fue gobernador de ese Estado, tradicionalmente demócrata, entre 1959 y 1967. Posteriormente fue elegido senador en el Capitolio federal, en un escaño que ocupó hasta 1997. Allí presidió el poderoso Comité de Apropiaciones (que se ocupa de asignar las partidas de financiación pública) durante ocho años. Siu vida política se definió por su oposición a la guerra de Vietnam, que se inició a raíz de la escalada ordenada por el presidente Lyndon B. Johnson en 1963.

"Los que exigen una victoria militar en Vietnam simplifican totalmente el conflicto e ignoran las raíces económicas, sociales y políticas de la guerra", afirmó en un discurso de 1967. Al cabo de un lustro, el presidente Richard Nixon dijo opinar del mismo modo y ordenó el repliegue norteamericano en 1973. Hatfield era veterano de la II Guerra Mundial, durante la que había participado en las operaciones de Hiroshima y Okinawa.

En el Senado, Hatfield fue un firme defensor del gasto público en investigación médica y logró destinar copiosas cantidades de dinero al Instituto Nacional de Salud, donde en la actualidad se desarrollan experimentos punteros en el mundo. A mediados de los noventa, un grupo de republicanos conservadores trató de eliminar 8.000 millones de dólares de los presupuestos de esa institución, algo que Hatfield logró evitar en una votación.

En 1995, con un solo voto, frustró una propuesta conservadora de aprobar una enmienda a la Constitución que hubiera incluido la prohibición al déficit en los Presupuestos del Estado. Aquello habría afectado negativamente a varios programas sociales y científicos. La norma necesitaba 67 votos, pero solo obtuvo 66. Tras el ajustado resultado, un grupo de republicanos intentó, sin lograrlo, sacar a a Hatfield de la presidencia del Comité de Apropiaciones.

Hatfield se jubiló dos años después. Al marcharse, pacifista convencido, criticó las intenciones de Bill Clinton de enviar tropas norteamericanas a Bosnia. "No creo que vayamos a solucionar 800 años de historia enviando soldados a aquel lugar", dijo. Había sido también uno de los dos únicos senadores que votaron contra el envío de tropas en la primera guerra del golfo Pérsico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de agosto de 2011