Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Tensar el arco y otros poemas. Antología poética (1939-1987)

Poesía. Por primera vez aparece en España, prologada y traducida ejemplarmente por Marta López-Luaces, una muestra de la obra de Robert Duncan (Oakland, 1919-San Francisco, 1988). Tensar el arco y otros poemas presenta un episodio crucial de la poética norteamericana de la segunda mitad del siglo XX, del vínculo esencial entre la "modernidad" de Pound, Hilda Doolittle, Walt Whitman, o William Carlos Williams y la "posmodernidad" del verso proyectivo y el poema como campo abierto de los poetas del "Black Mountain College", con Charles Olson o Robert Creely entre ellos. Una figura doble: central porque está presente en la encrucijada de los principales movimientos de su tiempo, y marginal porque el sincretismo cultural de su escritura, con el mito como sistema integral de conocimiento, es infrecuente entre sus contemporáneos. Esa percepción mítica, esos despertados "arrobos de una visión interna de las cosas", permiten al poema acabar en el borde sereno de un momento de realidad trascendente: "El sonido de las palabras espera / a un bárbaro anfitrión en los límites del sentido". El ensamblaje formal de sus poemas orgánicos es fuente y valor de un sentido abierto al rapto de un lenguaje proliferante, "como perros a la caza / del asombro perturbador". Un acontecimiento inicial provoca una estructura matricial que descubre sentidos y formas nuevas, un discurso capaz de revelar el significado del mundo, de crear poemas monumentales, eso que llamaba "gran collage", donde fuerzas internas determinan su forma final. Poemas sin fin, libres y abiertos, una épica modificada, un sentido de conciencia expandida y comunal gracias a sus preocupaciones políticas y sociales. Cada poema tiene su efecto de resonancia en el conjunto de una escritura sostenida en un complejo espacio de relaciones, porque es "desde el interior de la materia donde la / casa se sostiene". Como diría Stravinski, una "gran sinfonía" donde cada fragmento, cada melodía, son acontecimientos irrepetibles que modulan la articulación del mundo y el universo: "un todo hilado con la malla de una lana gastada". Cada poema introduce al lector en un despertar del sentido de la vida, en "El hedor de lo real en la nariz imaginaria". Un lector cómplice y abierto a la creación de un sentido expansible "hasta donde se rompe la resistencia del idioma", casi hasta el infinito.

Tensar el arco y otros poemas. Antología poética (1939-1987)

Robert Duncan

Traducción, prólogo y notas

de Marta López-Luaces

Bartleby. Madrid, 2011. 383 páginas. 19 euros

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de agosto de 2011

Más información

  • Robert Duncan