Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Ciudad sin estrellas

Narrativa. Ganadora del Premio Minotauro de este año, es una novela de estilo clásico ligada a la ciencia-ficción de siempre, a autores como Arthur Clarke o Isaac Asimov, obviando olímpicamente toda la ciencia-ficción posterior. Montse de Paz (Lleida, 1970) muestra una ciudad cubierta por una cúpula aislante como el único mundo conocido. Sus habitantes viven encerrados en ella pero pueden comunicarse con los habitantes de otras ciudades (presumiblemente similares) a través de la Red, única señal (junto a la claridad con que se habla de asuntos sexuales) de que estamos ante una narración escrita en este siglo y no a mediados del XX. Fuera de las ciudades sólo hay lugares insalubres a los que nadie puede acceder de orden de unos gobernantes dictatoriales. Un panorama que es consecuencia de guerras que devastaron la Tierra de las que nada se nos dice. Partiendo de ahí, en un lenguaje claro y sencillo, sin complicaciones, avanza con naturalidad la narración. Se desarrolla la épica de la exploración pues la Tierra es territorio desconocido como lo fue en otros tiempos para aquellos que se internaron por las grandes selvas o las altas montañas. Y el héroe acompañado de algunos más es el que se rebela porque quiere saber si lo que se pregona sobre la inhabitabilidad de esos lugares desconocidos es cierto o no. Es la eterna lucha entre la opresión y la libertad. Los que quieren saber frente a los que quieren impedirlo por ignorancia o por ambiciones personales. Aunque la autora introduce hábilmente algún que otro detalle para contrarrestarla, en general los caracteres son descritos con inmaculada pureza, que es ingenua, sí, pero también poseedora de cierto encanto. Además, podemos fijarnos en un pulcro detalle estructural que relaciona el principio con el final para explicar el sentido de la

Ciudad sin estrellas

Montse de Paz

Minotauro. Barcelona, 2011

254 páginas. 19,50 euros

obra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de agosto de 2011

Más información

  • Montse de Paz