Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Contaminación lumínica alta en el Parque del Turia

Un estudio de la Universitat de València alerta de la elevada contaminación lumínica del Parque Natural del Turia y su entorno, e insta a no utilizar lámparas LED, que emiten luz blanca o azul en el alumbrado público, porque son "un gran atrayente de insectos" y tienen efectos sobre la flora y fauna del paraje.

Los investigadores Enric Marco y Ángel Morales concluyen que la polución por exceso de luz "es mucho más alta del nivel aconsejable" dentro de los umbrales para la protección de la biodiversidad y la observación del cielo nocturno. Según Marco, del departamento de Astronomía y Astrofísica, y Morales, del de Química Analítica, los puntos de máxima contaminación lumínica son los polideportivos públicos (Paterna, Manises, Riba-roja) y privados (urbanización Lliri Groc); o los centros educativos, como el colegio público Camp de Túria de Riba-roja.

También es excesiva en monumentos como el puente de Vilamarxant, el puente de Riba-roja y la iglesia de Riba-roja; en infraestructuras como el aeropuerto de Manises, la potabilizadora de aguas, las centrales eléctricas de L'Eliana y Vilamarxant y las zonas industriales y servicios de la autovía A3 y de la pista de Ademuz.

El departamento de Astronomía y Astrofísica de la UV ya alertó el pasado otoño de la degradación del Parque del Turia, con 4.692 hectáreas repartidas entre las comarcas de L'Horta, El Camp de Túria y Los Serranos y declarado como tal por la Generalitat en 2007.

La Facultad de Ciencias Biológicas de la Universitat de València presentó también otro informe donde especificaba los efectos de una iluminación excesiva sobre la fauna y flora del parque natural.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de julio de 2011