La residencia universitaria coruñesa se ejecutará con fondos privados

La Universidade da Coruña es la única que no tiene residencia pública para estudiantes y profesores. Y seguirá siéndolo de momento. La Xunta ha anulado el contrato para la construcción de un área residencial en el campus coruñés de Elviña. El proyecto, llevaba pendiente desde hace dos años, paralizado en su fase final de tramitación. Y el anuncio de esta renuncia, publicado ayer en el Diario Oficial de Galicia, cogió a todos por sorpresa, incluido el Rectorado que se declaró indignado. Ante el revuelo montado, el Instituto Galego da Vivenda e Solo aseguró anoche que "garantiza la ejecución" de esa residencia que reconoce "necesaria" aunque, por la crisis económica, cambiará el procedimiento para su construcción.

Licitará de nuevo la obra, precisó, mediante un sistema concesional como el que utiliza el Gobierno para construir el AVE. Ese cambio, aseguró el ente autonómico, no afectará "el carácter público" de la futura residencia, según informó en declaraciones a Europa Press. Sin embargo, la Universidad aseguró que no estaba al tanto. "Estaban las plicas abiertas" para la adjudicación de esta residencia "y nada hacía prever este giro final", destacó. Y considera "aún más sorprendente" que la decisión "llegue precisamente ahora, recién constituido el nuevo Ayuntamiento".

Críticas de la oposición

La resolución fue adoptada en realidad por el director general del Instituto Galego da Vivenda e Solo, Antonio José Boné, el pasado 11 de mayo, en plena campaña para las municipales. Pero no se hizo público hasta ayer, con la publicación en el Diario Oficial de la anulación de este expediente iniciado en junio de 2007. La construcción mediante un procedimiento concesional se acordó, dijo el Instituto da Vivenda, "porque era imposible asumir el proyecto con cargo exclusivo a los presupuestos gallegos".

El nuevo alcalde de A Coruña, Carlos Negreira, justificó ayer la decisión de la Xunta. El proyecto es "inviable por el tiempo transcurrido", afirmó el regidor en referencia a los dos años que lleva paralizado por el Gobierno gallego del PP. Negreira defendió que la Xunta cuenta con "una alternativa para atender las necesidades, que sí las hay, bajo otra fórmula". Socialistas y nacionalistas censuraron la anulación, "esclarecedora del nivel de compromiso de la Xunta con A Coruña y su universidad".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS