Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ÁLVARO SAIEH | Presidente de Corpgroup

"La banca chilena está en una posición de ventaja para actuar"

La crisis y la misma evolución de las economías locales están haciendo que las reglas del juego de la inversión española en Latinoamérica comiencen a cambiar de manera perceptible. En un nuevo paso en esa dirección, ahora el capital de algunos países viene a ofrecerse a las empresas españolas para que puedan llevar a cabo sus proyectos en naciones del otro lado del Atlántico.

En un momento en el que la banca española reduce su crédito, son los bancos de países menos golpeados por la crisis -y con tasas de crecimiento muy superiores a la española- los que han tomado la iniciativa de facilitar el capital. El último ejemplo es de la chilena

Corpbanca, tercer banco comercial del país sudamericano, que ya trabaja en Chile con los principales inversores españoles. Ahora desembarca en España con una oficina de representación para ofrecer créditos a otras empresas que se animen a saltar el Atlántico.

"Nuestro interés es ayudar a empresas españolas a abrirse a nuestro mercado"

El tercer banco de Chile abre oficina de representación en España

"Tenemos contacto con la mayor parte de las empresas españolas que trabajan en Chile y nuestro interés ahora es ayudar a las empresas de cualquier parte, pero particularmente las españolas a abrirse a este mercado, que es muy eficiente y muy competitivo", explica Álvaro Saieh, presidente de Corpgroup, el holding propietario de Corpbanca. "El mercado interno chileno es limitado y por eso los bancos estamos abriendo oficinas en diversos países de mundo. Por ejemplo, tenemos una sucursal en EE UU y ahora toca España. El perfil de empresa española que nos interesa para trabajar es la que se dedica a infraestructuras, energía y servicios", destaca este profesor universitario chileno de origen colombiano, que comenzó su carrera empresarial en un pequeño negocio familiar.

La banca chilena ha pasado la crisis financiera internacional de manera bastante suave. Ni hubo grandes caídas de rentabilidad ni problemas de cartera. De hecho, uno de los mayores contratiempos no tuvo nada que ver con los vaivenes financieros, sino con una epidemia en los salmones que afectó a esa industria y repercutió en el sector bancario, aunque mínimamente.

La iniciativa de los bancos chilenos y la actual apertura al exterior está respaldada por el Gobierno de Chile. "Más que respaldar, lo que hace es acompañar en un sentido", matiza Saieh, "y garantizar que los préstamos sean de altísima calidad. Si no lo son, hace que los bancos realicen las reservas correspondientes. La banca chilena es muy sólida y estos créditos se estudian con parámetros de calidad/país, calidad/empresa. Se cuidan mucho los créditos".

A pesar de la oportunidad de negocio, esa apertura al exterior se está haciendo de manera muy prudente. "Sin duda, preferimos trabajar en los países que ofrecen una combinación de seguridad jurídica y rentabilidad, pero todo depende de las garantías con las que estemos trabajando", destaca este empresario. "En cualquier caso, cuando entramos en un país es porque hay estabilidad política, seguridad jurídica y oportunidades de rentabilidad".

El capital chileno está actuando también en Latinoamérica en una especie de triangulación: bancos chilenos ofrecen créditos para invertir en países de la región a empresas de fuera. "Y hay competencia", revela Saieh, "porque en Latinoamérica hay bancos muy sólidos, y aunque es verdad que por su tamaño el mercado de capital chileno se va a convertir en el primer financiador de la región, en las presentes circunstancias vivimos momentos muy interesantes porque Chile ha hecho muy poco fuera. La banca, incluyendo la española, tuvo mucha actividad internacional, mientras la chilena se concentró en Chile. Y ahora hay problemas de liquidez internacional mientras la banca chilena tiene liquidez y, por tanto, está en una posición de ventaja para actuar".

Con el crédito, especialmente a largo plazo, con problemas, Saieh está basando la estrategia de su grupo bancario "en tasas adecuadas y respuestas relativamente rápidas" y en buscar un nuevo tipo inversor español "con posibilidades de invertir en Chile o en cualquier otro país" que no sean necesariamente las grandes multinacionales españolas. "Chile ha consolidado su macroeconomía y su desarrollo y como consecuencia la tasa bancaria es normal. Hay instituciones económicas muy fuertes, entre ellas los bancos, lo cual permite que tengan muchas ventajas comparativas respecto a costes de financiación. Y hay un flujo sistemático establecido de empresas españolas que van a Chile".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de mayo de 2011