Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La falta de financiación paraliza la construcción de viviendas protegidas

El incumplimiento de los compromisos bancarios altera el plan de la Junta

Pese a la fuerte demanda, la construcción de viviendas protegidas (VPO) está prácticamente paralizada en Andalucía debido a la restricción de los créditos por parte de las entidades bancarias, que están faltando al compromiso financiero que contrajeron con la firma del Plan Andaluz de Vivienda Protegida y Suelo a finales de 2007. Este preveía la construcción de 132.000 nuevas VPO hasta 2012.

Estos objetivos están lejos de cumplirse. Según la Consejería de Obras Públicas, desde 2008 se han calificado provisionalmente 46.000 VPO y se han construido 27.410, que son las que han obtenido la calificación definitiva, aunque muchas corresponden a las aprobadas en el plan anterior.

La realidad es que las entidades financieras tienen restringido el crédito para la construcción de viviendas a precio asequible. "No se está construyendo apenas nada porque no hay financiación, y cuando la tiene el promotor, no se da para los compradores", afirma un directivo de la promotora Adelfamar, que ejecuta proyectos en Málaga, Rincón de la Victoria y Jerez y que ha sido una de las dos únicas entidades españolas que ha obtenido este año créditos del ICO. Este directivo estima que de las viviendas calificadas en 2010 apenas se construye el 10% y que de las autorizadas en 2009, en torno solo al 5%.

Obras Públicas quiere reorientar el programa al alquiler y la rehabilitación

Cuando Josefina Cruz fue nombrada consejera de Obras Públicas, en octubre pasado, anunció su intención de sentarse con las entidades financieras que firmaron el plan de vivienda para urgirlas a que cumplieran sus compromisos. No se ha producido una convocatoria formal, aunque la consejera ha hablado del asunto individualmente con los directivos de varias entidades y la directora general de Vivienda, Victoria Fernández, mantiene un contacto "permanente" sobre el asunto con los bancos y cajas que ha permitido mejorar la disponibilidad de éstas en los últimos meses, según fuentes de la Consejería.

Ocurre que desde la Junta ya no se da tanta preponderancia a la construcción de VPO para su venta, a la vista de la realidad que indica que un buen número de promociones que hacen los Ayuntamientos se quedan sin cubrir y sobre todo tras evaluar los datos de los registros de demandantes de vivienda puestos en marcha en el último año, que constatan un nulo interés de los ciudadanos necesitados de una residencia por la compra. Además, mientras la construcción para venta permanece estancada, con los programas de alquiler y rehabilitación ocurre todo lo contrario, y ya se han superado con creces las estimaciones iniciales del plan. Según la Consejería, las ayudas concedidas para el alquiler superan las previsiones iniciales en un 128% para propietarios, así como en un 520% para empresas y en un 600% para inquilinos. Además, los objetivos de rehabilitación del plan ya se han sobrepasado también, y las actuaciones son el 159% de lo proyectado.

Las dos terceras partes de los demandantes inscritos en estos registros prefiere una vivienda en alquiler, aunque más de un 40% de ellos sí vería bien tener una opción de compra. Más del 90% de los demandantes de vivienda andaluces tienen unos ingresos anuales inferiores a 28.000 euros, 2,5 veces el salario mínimo, con lo que apenas tendrían posibilidad de acceder a créditos.

Con estos datos, la Junta considera que los objetivos del plan deben girar hacia fórmulas como el alquiler y la rehabilitación. Si hasta ahora el 86% de las actuaciones en los planes de vivienda era para la adquisición en propiedad, ya se ha bajado al 73%, pero la reprogramación tiene por objetivo reducirla hasta el 44%, de acuerdo a los intereses manifestados por los demandantes. Cruz cree que más allá de que se trate de una adaptación a la coyuntura social y económica, seguramente se está asistiendo a un cambio cultural con una pérdida de la importancia de la propiedad de la vivienda como ha ocurrido tradicionalmente en España, aunque, sea por lo que sea, "a la administración le corresponde "establecer instrumentos y medidas para responder a las necesidades".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de mayo de 2011