Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La demanda de electricidad vuelve al nivel precrisis

Red Eléctrica completa la compra de líneas de alta tensión y sube dividendo

La demanda de electricidad, que se desplomó en 2009 un 4,5% como consecuencia de la crisis, se recupera. El presidente de Red Eléctrica de España (REE), Luis Atienza, avanzó ayer que este año, la demanda eléctrica total -no la demanda punta- crecerá en torno al 2%. Con ello, sumada la recuperación que ya se notó en 2010, se volverá a niveles de antes de la crisis. La pesadilla de consumos industriales con caídas del 20% quedará definitivamente atrás. Porque la previsión de REE es que esas cifras de crecimiento, de en torno al 2%-2,5% se mantengan en la próxima década.

En la conferencia de prensa previa a la junta general, Atienza destacó que la compañía ha culminado el proceso de compras de activos de transporte, convirtiéndose en propietaria y gestora de toda la red de alta tensión del país. Para ello, el pasado año dedicó 865 millones de euros. Esa cifra, de alrededor de 800 millones de inversión al año, se mantendrá durante los próximos cinco ejercicios. Con una alegría para los accionistas de la compañía, entre los que, según precisó Atienza, no figura ninguna caja de ahorros: culminado el proceso de compra de activos, REE tiene la intención de elevar el porcentaje de beneficios a repartir del 60% al 65%. Este año, con unos beneficios de 390 millones de euros (un 18% más), los accionistas recibirán 1,88 euros de dividendo por cada título.

En la conferencia de prensa, Atienza lanzó varios mensajes sobre el futuro del sector energético, nacional y europeo. El fundamental: sin interconexiones, ni se cumplirán los objetivos de renovables en Europa en 2020, ni se desarrollarán las energías limpias. Partidario de revisar el funcionamiento de las nucleares tras el desastre de Fukushima, Atienza destacó asimismo que las renovables cubrieron el 35% de la demanda en 2010.

Sobre las nucleares, Atienza precisó que habrá que reflexionar sobre la importancia de que las centrales españolas cuenten con sistemas "robustos" de alimentación eléctrica que garanticen su funcionamiento y refrigeración y no solo sirvan para evacuar la electricidad generada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de abril de 2011