La atracción de una estética

El Salón del Manga reúne a sus aficionados en Sevilla con cómics y actividades

El manga vuelve a tomar Sevilla este fin de semana. La cuarta edición del Salón del Manga, que comenzó ayer, llena hasta mañana domingo el Casino de la Exposición de aficionados a este género del cómic y la cultura japoneses. Un total de 30 casetas ofrecen todo tipo de manga, así como productos creados en torno a estos cómics: camisetas, figuras, peluches...

"El manga atrae a tanta gente porque es una cultura a la que no estamos acostumbrados y tiene una temática muy amplia, por lo que puede dirigirse a todos los gustos y edades. Tenemos una programación para todo tipo de público. Nuestros seguidores son, en su mayoría, jóvenes; pero también viene gente de 50 y 60 años", afirma Eugenia Lara, directora del Salón del Manga de Sevilla, cuyo presupuesto asciende a 20.000 euros.

Talleres de dibujo, juegos de rol y una tebeoteca destacan entre las ofertas

Los autores españoles son los protagonistas de esta edición y acuden al salón a presentar sus trabajos. Irene Rodríguez llega con una exposición de originales de su nuevo cómic manga, La canción de Ariadna, que será lectura obligatoria en tres colegios de Carmona (Sevilla) en el curso 2011-2012. Estudio Kôsen, formado por Aurora García y Diana Fernández, también está presente. Estudio Xian Un, integrado por Irene Díaz y Laura Moreno, ha publicado Bakemono. Además, Belén Ortega presenta un nuevo título, Himawari. Kenny Ruiz, que ha trabajado para el estudio Disney, promociona Dos espadas, su último manga. Tamara Álvarez también acaba de publicar Underdog. Y Jesulink ha sacado a la calle Cinco elementos.

El salón ofrece más de 60 actividades. Los talleres de dibujo son una de las grandes apuestas de la cita. Los participantes aprenden las bases de dibujo, guión y narrativa para crear un cómic manga. Hay partidas de juegos tradicionales japoneses como el mikado o el tangram. La sección de papiroflexia (elaboración de figuras de papel) permite el aprendizaje de esta técnica. En la tebeoteca se puede acceder a distintos cómics dentro de un amplio abanico de títulos. La tebeoteca cuenta con tres secciones (general, juvenil e infantil) y un monitor para asesorar en la elección de los cómics. En un taller de maquillaje se enseña a los asistentes a pintarse de diversas formas y estilos. Un taller de máscaras ofrece la posibilidad de crear estos elementos con distintos motivos y materiales. Los juegos de rol de mesa (zombis, vampiros, superhéroes...) son otra de las propuestas del salón. Hay asimismo un taller dedicado a dibujar camisetas. También hay un lugar para tatuajes superficiales con tinta de figuras y letras japonesas.

En las casetas destacan productos de todo tipo. Así, en Otakuland, que acude al salón desde Toledo, hay cómics, camisetas, anillos, puzles, peluches, figuras, DVD, barajas, monederos, sombreros, cuadernos, relojes, brújulas, llaveros... Javier García, empleado de Otakuland, recalca que lo que más le gusta del salón es "el público". "Es un público sano, supereducado, que se lo pasa muy bien y genera muy buen ambiente. Las ferias de manga son muy divertidas. A los chavales les une su pasión por este hobby", afirma García. ¿Por qué atrae el manga a tanta gente? "Lo que tiene el manga principalmente es una imagen, una estética... Tiene imaginación", agrega el empleado de Otakuland.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 02 de abril de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50