Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL

La contradicción de la LFP

Astiazarán se mostró contrario al paro de los futbolistas en enero argumentando "la extrema complejidad del calendario"

Mientras la Liga de Fútbol Profesional (LFP) se mantiene firme en su postura de no disputar la jornada del próximo fin de semana (30ª de Primera División y 32ª de Segunda), lo que obligaría a retrasar el final de la Liga del 22 de mayo al 12 de junio, los seis clubes contrarios a la patronal -Athletic, Espanyol, Real Sociedad, Sevilla, Villarreal y Zaragoza- esperan que se alcance un acuerdo antes de tener que acudir mañana al Juzgado de Primera Instancia número 63 de Madrid. "No debemos llegar a ese extremo por lógica y porque no es el momento para forzar un calendario ya de por sí exprimido", esgrime, bajo anonimato, el presidente de uno de los equipos contrarios a la huelga. Los clubes citados presentaron el miércoles una demanda pidiendo medidas cautelares que les permitan competir mes y medio después de que la LFP aprobara el 11 de febrero la medida para mostrar su descontento con la emisión de los partidos en abierto y con el reparto de los beneficios de las apuestas, con el reparto de los derechos televisivos de la temporada 2015-2016 de fondo.

La patronal pretende acudir a la huelga este fin de semana en Primera y Segunda

Los equipos contrarios al parón liguero cuentan con un argumento de peso: la posición del presidente de la LFP, José Luis Astiazarán, el pasado diciembre, cuando la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) quiso paralizar en la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional el campeonato por los impagos y porque no se respetaban sus días de vacaciones, en concreto el 2 de enero. Astiazarán, según recoge el acta, fechada el 30 de diciembre, se mostraba contrario a las reclamaciones del sindicato de jugadores argumentando "la extrema complejidad que tiene la configuración de las fechas del calendario, y más concretamente en esta temporada, al estar fijadas por la UEFA la final de la Champions League el sábado 28 de mayo y por la FIFA del viernes 3 de junio al martes 7, reservadas para partidos de selecciones".

"Ello impide que tanto el domingo 29 de mayo como el 5 de junio se pueda señalar jornada de Liga, lo que obliga a que la Primera División deba finalizar el domingo 22 de mayo, ya que no es viable que se produzca un parón de tres semanas en la disputa de las dos últimas jornadas. (...) Lamentablemente no existe ni una fecha (domingo o miércoles) que quede libre, en la que se pudiera acoplar una jornada de Liga", proseguía Astiazarán en una carta enviada a su homólogo de la AFE, Luis Rubiales, el pasado septiembre.

"Astiazarán se contradice a sí mismo", señalan desde uno de los seis clubes rebeldes, que en los últimos días se han ganado el respaldo de otros que sí votaron a favor del paro. Al descontento de un sector cada vez más amplio de los equipos hay que sumar el del Consejo Superior de Deportes. Se da la circunstancia de que Jaime Lissavetzky, candidato a la alcaldía de Madrid en las elecciones del 22 de mayo, tiene previsto abandonar el cargo de secretario de Estado este viernes. Justo antes del anunciado parón liguero.

30ª jornada: Sevilla-Zaragoza, Getafe-Valencia, Villarreal-Barcelona, Almería-Athletic, Real Madrid-Sporting, Osasuna-Atlético, Real Sociedad-Hércules, Espanyol-Racing, Levante-Málaga y Deportivo-Mallorca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de marzo de 2011