Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una respuesta desigual

En cuanto Jean-Claude Trichet anunció una inminente subida de los tipos, hubo una respuesta automática en los mercados: los instrumentos financieros que reflejan las apuestas sobre el futuro más próximo trasladaron una puja al alza sobre el tipo de interés y la inflación en la zona euro para los próximos meses. El mero anuncio del BCE se tomó como que el riesgo de inflación es mayor de lo previsto y la apuesta de los inversores es que eso desencadenará a su vez nuevas subidas de tipos hasta rondar el 2% a finales de año. El análisis que hace el BPI es bien distinto cuando se fija en las expectativas sobre los tipos de interés del dólar y la libra, con sus autoridades monetarias aún pendientes de fortalecer la recuperación. El aumento de las presiones inflacionistas apenas ha variado la apuesta de los inversores sobre la política de la Reserva Federal. Se sigue anticipando que la primera subida del tipos, ahora en el 0,25%, no llegará hasta 2012. Sobre la libra, hay muchas dudas. Los inversores mantienen posiciones enfrentadas sobre si la inflación seguirá alta ( cerca del 4%) o se moderará.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de marzo de 2011