Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JAVIER RUPÉREZ | Diplomático

"Me dicen que soy como Harrison Ford"Perfil

El embajador en Washington con el Gobierno de Aznar tiene 69 años y dos hijas, se dice fascinado por la pintura y la arquitectura y confiesa que su gran frustración es no leer música: "No excluyo aprender". Da la impresión de saber que en Génova se le ha pasado el arroz. Pero también de tener tal abanico de aficiones -la mayor, la escritura, además de la bici y la naturaleza- que no se aburrirá cuando, dentro de dos meses, se jubile.

Pregunta. Su Memoria de Washington me ha parecido un arma de destrucción masiva. ¿Es de las que encontraron en Irak?

Respuesta. [Ríe] Mi libro es una narración modesta de cosas que vi. Y es un libro más bien caritativo con el mundo en general.

P. ¿Está seguro de que son sus memorias, y no una hagiografía de Aznar?

R. Son mis memorias. Hay una parte que, naturalmente, tiene que ver con Aznar. Siempre he mantenido con él una buena amistad y al tiempo también una respetuosa distancia. No estamos al cien por cien de acuerdo.

P. Pues ha debido de dejar los desacuerdos para otra edición.

R. Hay distancias, ¿no le parece?

P. Le prologa el libro y salen los dos en la portada. Pero sin el bracete alrededor del cuello, como con Bush en la foto de las Azores. ¿Está usted celoso?

R. Hay dentro otra foto en la que me tiene cogidito por el hombro [ríe]. No estoy celoso en absoluto.

P. No es que usted le admire. Es que babea.

R. No, no. Yo tengo un gran respeto y una gran amistad con Aznar. Pero tengo una admiración racional, no emocional.

P. "La vesania sociata". Qué gran lenguaje para un diplomático con 40 años de carrera.

R. ¿No le ha gustado?

P. Zapatero llegó a presidente de forma "dudosa"; critica al expresidente Carter por felicitarle por su victoria y contempla con "profundo asco" unas declaraciones de Rubalcaba tras el 11-M. Es usted un killer.

R. No. Digo que el contexto fue dudoso; me produjo no sé si asco o me pareció obsceno lo que pasó en la noche del 14 de marzo. Y, efectivamente, me pareció sorprendente la carta que escribió Carter a Zapatero.

P. ¿Cómo se vio en Washington que a Aznar se le pusiera acento tejano tras estar un cuarto de hora en el rancho de Bush?

R. Hombre, eso es una broma. Aznar no tiene acento tejano. No hay acento tejano, sino mexicano. Y me imagino que no tendrá usted nada en contra del acento mexicano, ¿verdad?

P. No, pero a mí no se me pegaría en tan poco tiempo.

R. Yo no le he oído nunca ese acento, francamente.

P. "No quiero pasar a la historia como el niño del secuestro". ¿Porque piensa pasar a la historia?

R. Pues eso lo tendrá que decir la historia. Me gustaría pasar a la historia como un español que ha hecho todo lo posible para que España contara en el mundo.

P. Vano esfuerzo. Llegaron los socialistas y lo estropearon todo, ¿no?

R. Ahora veo a España deficientemente.

P. ¿Cree que los diplomáticos son todos algo raritos?

R. Yo no pertenezco al estereotipo de diplomático. Suelo hablar con bastante claridad y bastante respeto, y creo tener una cierta soltura costumbrista. Aunque me siento muy honrado de ser diplomático.

P. ¿En qué consiste su soltura costumbrista?

R. En ser un poco menos formal que las características que uno piensa que tienen los diplomáticos.

P. Ahora, cuando se jubile, ¿despachito en FAES o ministro?

R. Pues ni despachito en FAES ni ministro de nada. Yo seguiré viviendo y seguiré escribiendo.

P. ¿Se da por amortizado?

R. No, en absoluto. Me jubilo de la función pública, pero no de la vida. La vida empieza todos los días. Me gustaría no perder el contacto con Estados Unidos, de momento, al menos. Mi mujer y mi hija pequeña están muy contentas allí.

P. ¿Le gustaría que Mariano le echara un cable?

R. No lo sé. Yo llevo la política en la sangre, pero la política suele ser bastante desagradecida. No estoy permanentemente al teléfono esperando que me llamen.

P. ¿Se ríe más con Aznar o con Rajoy?

R. La verdad es que hacer risas he hecho risas con Aznar. No tanto con Rajoy. Pero Mariano también admite un chiste.

P. Hace unos años, entre sus placeres citaba a las señoras. ¿Mantiene el tipo?

R. Mantengo el tipo, pero soy monógamo.

P. ¿Cuál es el peor reproche que le hace su director espiritual?

R. El mejor director espiritual que tengo soy yo mismo. Y el más continuo reproche que me hago es mi blandura en el trato con los demás. Debería ser más duro.

P. Más látigo.

R. Sí, un poco más, sí. Pero no muerdo.

P. ¿Pasiones?

R. La política, el enderezar las cosas que creo que están torcidas, escribir, mantenerme en forma, la belleza, la música, la literatura.

P. ¿Qué película le hubiera gustado dirigir?

R. Lawrence de Arabia, Espartaco, Fresas salvajes, Los jueves, milagro y Calle Mayor.

P. ¿Cree tener un punto galán de Hollywood?

R. Hay gente que me dice que soy igual que Harrison Ford. Y una señora a la que tengo mucho cariño dice que soy igual que John Forsythe. O sea, que no estoy mal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de febrero de 2011