Reportaje:

La domótica de los sentidos

Aidima y cinco empresas valencianas presentan un hogar digital con muebles conectados que identifican los hábitos del usuario

"Hoy quiero darme una ducha tropical o en cascada", sopesa al levantarse el usuario de un hogar digital. Una ducha domótica con una cabina con luces, aromas, temperaturas y masajes diferentes convierte un simple acto cotidiano de higiene en una experiencia lúdica. Lavarse los dientes, afeitarse o peinarse son hábitos que, en un entorno de muebles conectados, se pueden -si se quiere- memorizar en el perfil de una tableta digital.

Desde el espejo multimedia del baño el usuario ojea el tráfico, la temperatura exterior e interior, las previsiones meteorológicas y cómo está su jardín esta mañana.

Para desayunar, fotografía con el móvil y escanea el envase del producto que se va a tomar. La cocina del futuro -la que ya está aquí- le anticipa lo que hay en su "despensa tecnológica", la compatibilidad con su dieta y la caducidad de los alimentos a combinar, por ejemplo.

"El sofá es la isla tecnológica de la vivienda", apunta Alfredo Villalba
"Bang & Olufsen ha lanzado un sofá con audio. Esto va más allá"

Antes de ir a trabajar, un diván reproduce la música favorita, con un sonido especial que se escucha en todas partes. Un sofá con tapicería dotada de sensores inteligentes y motorizado -que da entrada tecnológica a todos los dispositivos universales del hogar (ordenador, USB, móvil)- se transforma así en "un mueble inteligente que da acceso a toda la oferta tecnológica de una casa sin cables y sin obras", explica Alejandro Villalba, director del Inmomática, el socio tecnológico del Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines (Aidima). Aidima presentó ayer en el Parque Tecnológico de Paterna la primera demostración en España de una vivienda donde todo el mobiliario es capaz de identificar a cada uno de sus moradores y adaptar la disposición de sus elementos en función y de sus hábitos y costumbres. Proponer platos en relación con los alimentos disponibles, regular el consumo de agua y temperatura o proponer niveles de seguridad para niños, adultos o discapacitados.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"El sofá es la isla tecnológica de la vivienda", apunta. Un sofisticado mecanismo que combina domótica, electrónica e informática se esconde en este objeto cotidiano que controla el funcionamiento de toda la casa.

Cuatro empresas -Kendo, Koo International, Modelcuin y Royo Group- se han convertido, según Manuel Boronat, el subdirector de Aidima, en las "empresas tractoras" de un sector que avanza hacia la innovación. "Bang & Olufsen acaba de lanzar un sofá con sus dispositivos de audio integrados. Esto va más allá, queremos democratizar los muebles tecnológicos, está abierto a todos los mercados, Philips, Sony y a todos los bolsillos", precisa Antonio Muñoz de Koo Internacional.

La realidad está aquí. Los prototipos de todo el mobiliario que requiere una vivienda tecnológica son reales y se espera que se comercialicen en septiembre y se distribuyan antes de final de año. "Es toda una experiencia de las emociones", concluye Villalba. Lo único que no puede volver a entrar en el tubo, en esta casa digital, es la pasta de dientes.

El sofá con tapicería dotada con sensores inteligentes es la <i>isla</i> que permite el control de la vivienda digital.
El sofá con tapicería dotada con sensores inteligentes es la <i>isla</i> que permite el control de la vivienda digital.JOSÉ JORDÁN

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS