Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alicante paga centros educativos por falta de dinero del Consell

Hay inversiones que no pueden esperar ni en plena crisis. El Ayuntamiento de Alicante, en manos del PP, ha decidido tomar la iniciativa en materia educativa y asumir la construcción o reforma de distintos tipos de centros educativos cuyas obras son competencia de la Consejería de Educación pero para los que no hay fondos. Así, la Concejalía de Educación asumirá la ampliación del IES Virgen del Remedio y la construcción de un edificio polivalente por un importe de 4,5 millones, también pagará el proyecto de remodelación del colegio Manjón Cervantes y construirá la nueva escuela de adultos Paulo Freire, próximo al monte Tossal, en Benalúa sur, según detalló ayer la edil encargada del área, Mari Carmen Román.

La edil, en cualquier caso, dejó claro que el dinero que se invertirá se adelanta, no se regala. Román explicó, por ejemplo, que en el caso de la construcción de la nueva escuela de adultos Paulo Freire (el centro mantendrá el mismo nombre), el Ayuntamiento ha presentado ya a la consejería que dirige Alejandro Font de Mora el proyecto constructivo, cuya inversión se reclamará al Consell.

La iniciativa del Ayuntamiento de Alicante se realiza después de que los planes extraordinarios, como es el Plan E, hayan contribuido sustancialmente a mejorar muchos centros educativos. El Consistorio se puso en contacto en su momento con "todos los colegios" de Alicante para que estos le remitieran una lista con sus necesidades. Lista, agregó Román, que también se pidió que priorizaran. "Se ha recurrido a los planes extraordinarios, y lo que no, lo hace el Ayuntamiento", argumentó la concejal. "Al final tienes que dar el servicio, no te puedes cruzar de brazos", agregó.

"Queda por hacer"

Las iniciativas no acaban ahí y el Ayuntamiento pretende seguir con esta línea de trabajo que desarrolla desde el año pasado. "Queda por hacer", resumió escuetamente Román.

Los Ayuntamientos, como norma general, tienen competencia únicamente a la hora de realizar el mantenimiento menor de los centros educativos que se ubican en sus municipios, mientras que el resto del mantenimiento de más calado, las obras o directamente la construcción de nuevos centros de formación es una competencia reservada a la Administración de la Generalitat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de enero de 2011