Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo secretario de Energía asesoró contra el cierre de Garoña

Las eléctricas reclaman 950 millones al Gobierno con un informe de Hernández

El Ministerio de Industria se vio obligado ayer a salir al paso de las críticas lanzadas contra el nuevo secretario de Estado de Energía, Fabricio Hernández, por haber elaborado informes sobre la central nuclear de Garoña a petición de Iberdrola y Endesa, propietarias de la instalación. Con esos informes, ambas eléctricas reclaman al Gobierno 950 millones de euros si efectivamente se cierra la instalación en 2013.

Industria aseguró al respecto que, por supuesto, conocía el trabajo realizado por Hernández en su etapa de consultor de la sociedad Nera. Más aún, fuentes del departamento destacaron que el nombramiento de Hernández en sustitución de Pedro Marín, se ha realizado por su conocimiento del sector energético y sus contactos con las compañías del sector, sin que ello suponga incompatibilidad alguna. Y en este sentido recuerdan la vinculación con la empresa privada de otros altos cargos e incluso algún ministro. "Se le ha nombrado porque conoce el sector y, a partir de su nombramiento, trabaja para los ciudadanos, no para las empresas".

Pese a la cerrada defensa del nuevo alto cargo, las críticas arreciaron. Cayeron desde diferentes sectores. De organizaciones ecologistas a políticas (IU anunció la presentación de una pregunta parlamentaria sobre el caso), pasando por alguna asociación empresarial especialmente dolida por las últimas decisiones de Industria. Incluso en algún caso se destacó que el nuevo secretario de Estado podría ser citado por la Audiencia Nacional, en calidad de perito, para defender el informe que elaboró en su día y que forma parte de la demanda de las empresas contra el cierre de Garoña. Tal posibilidad, según Industria, no se dará porque con toda seguridad, señalaron las fuentes consultadas, la Audiencia citará a otro experto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de enero de 2011