El PSPV de Castellón vende lotería con la cara de Carlos Fabra

Del número 46.657 se podían comprar hasta ayer, por cuatro euros, unas participaciones de lotería en Castellón ilustradas por un peculiar San Pancracio. El beato sostiene un libro en cuyas páginas centrales puede leerse: "Contabilidad A y B". Y el rostro es el de Carlos Fabra, presidente de la Diputación y uno de los cargos populares imputado en causas judiciales, en su caso por delito fiscal, cohecho y tráfico de influencias.

Fabra ha achacado varios de sus ingresos supuestamente irregulares a la suerte: cuatro veces le ha tocado la lotería. Y los socialistas de Castellón han aprovechado el sorteo extraordinario del Niño para ponerle al patrón del azar, la salud y el trabajo la cara de Fabra y bautizarlo como "lotero mayor de Castellón".

La octavilla tiene un lema: "El canvi a Castelló no és qüestió de sort" (El cambio en Castellón no es cuestión de suerte). Unos versos, cual plegaria, completan la irónica llamada a la fortuna del PSPV: "Tampoco rezaré por un trabajo: / Castellón va a la cola del empleo / y entre la parentela, mercadeo, / repartes el que hay con desparpajo". Y se añade: "Te ruego que, de una vez, restituyas / aquello de lo que te has apropiado / no te pertenece, era prestado / y te cantaré salves y aleluyas".

La secretaria general del PP en Castellón, Marisol Linares, ha calificado de "inhumana" y "despreciable" la iniciativa de Francesc Colomer, líder provincial socialista. "[Es una] vergüenza para una provincia que lucha para salir de una situación que ha llevado a su tejido económico a la peor situación de su historia", ha añadido.

La iniciativa del PSPV no ha sido la primera de este tipo. El Bloc, formación nacionalista de izquierdas, agotó en Ontinyent la venta de participaciones también para el sorteo extraordinario del Niño usando la cara de Carlos Fabra como reclamo.

Esa acción ha tenido consecuencias judiciales. El juzgado de Primera Instancia número 6 de Castellón aceptó la demanda por derecho al honor presentada por Fabra, y el pasado martes acordó medidas cautelares urgentes: la inmediata retirada de las papeletas a la venta. El dirigente popular, que exige una compensación de 30.000 euros, solicitó además que se incautaran los beneficios obtenidos por el Bloc.

Ese partido, coaligado con la formación Compromís, han presentado un recurso contra esas medidas cautelares. Entiende, tal como dijo el portavoz y diputado en las Cortes autonómicas, Enric Morera, que se trata de "un nuevo intento de callarnos que no vamos a aceptar". Y agregó: "Nos preguntamos quién paga por el enorme daño institucional que él hace al pueblo valenciano".

Reproducción de una de las participaciones.
Reproducción de una de las participaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 06 de enero de 2011.

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50