Reportaje:

El campeón hace aguas

"Nadie mejora su juego", explota Phil Jackson tras la paliza de Memphis a los Lakers

Pau Gasol salió serio y pensativo del vestuario del Staples Center. No se explicaba lo sucedido, no entendía por qué los Lakers habían ofrecido una terrible sensación de desidia e impotencia ante un rival como los Grizzlies, con el agravante de que esta temporada llueve sobre mojado. Memphis, su antiguo equipo, el de su hermano Marc, lucha por engancharse a la octava que clasifica para los playoffs, pero esta vez pareció un gigante sin piedad y desfiguró al campeón en su propia cancha. Venció Memphis por 85-104.

La afición perdió la paciencia y abucheó a su equipo. Los Lakers perdieron 11 veces más el balón, capturaron siete rebotes menos, encajaron 28 puntos de contraataque y se quedaron en 13 asistencias, 17 menos que los Grizzlies. Por eso, y porque los Lakers han perdido cuatro de sus últimos partidos por una media de 17,2 puntos, Pau quedó perplejo. "No entiendo cómo es posible que hayamos perdido esa serie de partidos por ese margen", explicó el pívot español, que concluyó el partido con 10 puntos, ocho rebotes, ninguna asistencia, algo muy raro en él, y cinco pérdidas de balón. "Mi cabeza no está procesando los motivos en este momento, pero lo hará, seguro", aseveró.

Más información
Los Lakers se quitan la espina

Phil Jackson, que ya ha anunciado que esta será su última temporada como entrenador, intentó dar una explicación al nuevo tropiezo de su equipo, cuarto ya en el Oeste con siete derrotas más que San Antonio, tres más que Dallas y las mismas que Utah, y también superado por tres equipos del Este, Boston, Miami y Chicago. "Solo digo que han sido superados por un rival que jugó la noche anterior y que perdió ante Utah, y que tuvo que viajar hasta aquí para jugar. Me pareció que ya éramos conscientes de que habíamos sido batidos en Memphis [98-96 el 30 de noviembre] y que todos iban a jugar mejor. Nadie se responsabilizó de ello". Y eso es lo que preocupa al veterano entrenador de los 11 anillos. "Uno de los factores a tener en cuenta es que después de un día de fiesta este equipo pierde su concentración. Tuvieron un día libre. Tras lo sucedido, aprenderé mejor la lección".

Kobe Bryant simbolizó mejor que ningún otro su frustración. Después de asumir la responsabilidad de sacar adelante el partido y tras ver que resultaba imposible remontar, la estrella de los Lakers, que acabó con 28 puntos y una serie de 10 canastas en 22 tiros, fue castigado con una falta técnica por protestar a los árbitros. Fue la quinta que recibe en sus últimos seis partidos. "Sentí como si no tuviéramos energía", admitió Bryant. Todo lo contrario que Memphis. Rudy Gay, con 27 puntos, y Zach Randolph, con 21 puntos y ocho rebotes, llevaron la batuta ayudados por un Marc Gasol que brilló en labores menos agradecidas con cuatro puntos, 10 rebotes, seis asistencias, tres robos de balón y cuatro tapones.

Los hermanos Gasol, Marc y Pau, luchan por un rebote en el duelo entre Lakers y Grizzlies.
Los hermanos Gasol, Marc y Pau, luchan por un rebote en el duelo entre Lakers y Grizzlies.AP

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS