Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente retira el permiso con el que Villar Mir secó el salto de Ézaro

Un grupo ecologista denunció la declaración de impacto ambiental de Fraga

La Consellería de Medio Ambiente que preside Agustín Hernández ha decidido anular la declaración de impacto ambiental que la Xunta de Manuel Fraga firmó en agosto de 2000 y que amparó a la empresa Ferroatlántica para secar la cascada de Ézaro, la única en Europa que desembocaba directamente en el mar. Hasta que la empresa de Juan Miguel Villar Mir decidió cerrar las compuertas del embalse río arriba para reforzar el aprovechamiento hidroeléctrico de la presa de Santa Uxía, una de las cuatro que posee en el Xallas, con el permiso por escrito de aquel Gobierno gallego. Desde entonces la catarata se abre un par de horas durante los fines de semana de verano y en festivos para entretener a los turistas.

Ríos con Vida alega que la desecación extingue toda la fauna y la flora

La asociación ecologista Ríos Con Vida interpuso el pasado mes de octubre una denuncia por la vía penal contra Ferroatlántica a la que acusa de secar un tramo de 1,4 kilómetros en la desembocadura del cauce. Según este colectivo, "la sobreexplotación del Xallas es incompatible con la consecución de un estado ecológico en el río al que obliga la Directiva Marco del Agua de la Unión Europea" e incluso la Lei de Pesca Fluvial. La querella de la sociedad ecologista que estudia ya el fiscal especializado en Medio Ambiente, Álvaro García Ortiz, estima que la licencia concedida por la Xunta de Fraga en 2001 "es contraria a Derecho" y eso es también lo que se disponía a dirimir el juez del caso.

La Consellería de Medio Ambiente ha reaccionado enviando un escrito al ministerio público en el que anuncia que el organismo autónomo Augas de Galicia ha acordado incoar un expediente y "declarar la nulidad de pleno derecho, de forma parcial" la resolución dictada por la Xunta diez años antes. El escrito, que lleva la firma del presidente de Augas de Galicia, Francisco Menéndez Iglesias, con fecha 8 de noviembre de 2010, subraya que aquella resolución autorizada por el primer conselleiro de Medio Ambiente de la Xunta, Carlos del Álamo, "incurre en los vicios de nulidad establecidos en el régimen jurídico de las administraciones públicas y del procedimiento administrativo común.

El acuerdo al que alude la resolución de Augas de Galicia fue el que amparó a Ferroatlántica para secar la cascada y abrirla solo unos cuantos días al año. Lo aprobó la Dirección Xeral de Calidade e Avaliación Ambiental de aquel Gobierno de Fraga después de que la empresa solicitase prescindir del caudal ecológico del río Xallas.

Para cumplir las demandas de Villar Mir, la nueva declaración de impacto ambiental firmada por la Dirección Xeral de Calidade e Avaliación Ambiental de la Consellería de Medio Ambiente sustituyó el punto cuarto de la anterior, vigente hasta entonces, que obligaba a Ferroatlántica a mantener "un caudal mínimo aguas abajo del embalse de Santa Uxía de 2,23 metros cúbicos por segundo".

Catarata "estándar"

En lugar de ese caudal mínimo, la nueva declaración de impacto estableció entonces que "en el período comprendido entre el 21 de junio y el 21 de septiembre de cada año, se procedera a la liberación de caudal para la obtención de la denominada cascada estándar, de acuerdo con la documentación presentada por el promotor. La duración mínima de la citada cascada será de una hora (de 12.30 a 13.30 horas y se efectuará por lo menos la totalidad de sábados y domingos comprendidos dentro de este período".

La resolución de Augas de Galicia señala que para la revisión de oficio del permiso que pretende revocar dará audiencia a los que figuren como interesados en este procedimiento administrativo.

"Precintado de turbinas"

En la querella de 11 páginas presentada en la fiscalía, la asociación Ríos Con Vida alega que la desecación del cauce del Xallas implica "la extinción de toda la vida acuática". Este grupo ecologista pide que se tome declaración al presidente del Consejo de Administración de Ferroatlántica, que "se proceda a la inmediata suspensión de las operaciones de explotación hidroeléctrica y al prencitado de las turbinas y maquinaria con vistas a la recuperación ambiental de la cuenca, y a la declaración de caducidad de las concesiones".

Además de estas medidas cautelares, solicita que se dirija un oficio a la Dirección Xeral de Medio Natural de la Xunta para que expliquen "los elementos naturales protegidos en cuanto a la existencia de especies de flora, fauna y hábitats protegidos por el Derecho gallego, nacional y comunitario europeo".

Además, Ríos Con Vida pide que ante el supuesto de falta de colaboración de las autoridades locales, de Augas de Galicia y de la Xunta, "se les advierta de la posible infracción penal en su versión de comisión por omisión, obteniéndose la declaración ante la fiscalía del alcalde de Dumbría, José Manuel Pequeño, del conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández y del Presidente del organismo de cuenca competente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de diciembre de 2010

Más información