_
_
_
_

Los colegios privados y concertados crecen casi el 100% en una década

El número de centros ha pasado con el PP de 503 en 2000 a los actuales 950

El crecimiento del número de colegios públicos en los últimos diez años de gobierno del PP en la Comunidad Valenciana se reduce a un 9%. Por contra, la política liberal aplicada por los populares ha elevado hasta un total de 950 el número de centros privados de enseñanza autorizados y puestos en marcha, en su mayoría subvencionados con dinero público. Esto supone un crecimiento de casi el 100% en solo una década, ya que en 2000 solo había 503. Los datos los puso ayer sobre la mesa Ana Noguera, la portavoz socialista de Educación en las Cortes, que mostró el gráfico de centros de la Consejería de Educación de la cuenta general de la Generalitat de 2009.

"En la actualidad la oferta de plazas privado-concertadas supone ya el 40%, frente al 60% de la oferta pública", resumió Noguera. Esto se traduce en que en 2000 había 1.444 colegios públicos y 503 privados; en 2010 hay 1.575 centros públicos y 950 en manos de empresas privadas.

"¿Qué ha hecho Ciegsa durante este tiempo, si se ha gastado 1.782 millones en reformas y construcciones escolares y solo hay 130 colegios realmente nuevos y 3.000 millones de euros de deuda?", se preguntó la portavoz socialista. Noguera sugirió que Ciegsa, la empresa pública de construcción de colegios, "ha podido gastar dinero en otras cosas que no eran educación".

Tras el anuncio de la venta de inmuebles públicos por parte de la Generalitat para hacer frente a los problemas económicos del Gobierno de Francisco Camps, Noguera añadió las negociaciones de la consejería con las patronales para ceder suelo a 75 años para construir más centros privados.

El consejero Alejandro Font de Mora, habitualmente enconado con Noguera, se limitó en este punto a reprocharle: "Usted se acuesta con Ciegsa, con Ciegsa se levanta y con la Virgen María y el Espíritu Santo".

Acto seguido arremetió contra los datos de fracaso escolar de Noguera. "No son el 40%, sino el 38,3%. Hemos reducido dos puntos en dos años", rectificó el consejero. Font de Mora se negó a hablar de fracaso escolar, porque "no está en el lenguaje del ministerio", y pidió cambios en los parámetros nacionales que computen los traslados de extranjeros durante el curso, los alumnos que se reenganchan al sistema (de los que el 12,10% se han sacado el graduado) o los repetidores que pasan de curso con más años de los que les corresponde.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

"La medición del fracaso escolar, es un fracaso en sí mismo (...) y es la frustración del ministro", concluyó el consejero, que añadió que Ángel Gabilondo ya ha pedido cambios a la OCDE.

Font de Mora revisará los filtros que censuran webs de diversidad sexual

"No puedo entender cómo se puede aprender a hacer explosivos y matar moros, pero no acceder a la página web de la asociación Lambda", censuró ayer la diputada de Compromís Mónica Oltra en una pregunta al consejero de Educación, Alejandro Font de Mora. El consejero adelantó que su departamento "está en fase de investigación" de todas y cada una de las palabras sometidas a filtro para extremar los controles y proteger a los menores de edad del acceso a páginas pornográficas o de violencia dentro de los ordenadores escolares.

"Revisaremos intensamente esta materia", se comprometió Font de Mora. No obstante, se distanció de cualquier responsabilidad de su departamento en la "censura" que han denunciado directores de centros y la propia asociación de gays y lesbianas Lambda.

"No es un tema de discriminación, sino de protección global", aseveró el consejero, quien advirtió de que, a través de determinadas páginas mencionadas por Oltra, se podía acceder a contenidos pornográficos. "De la misma manera", admitió el consejero, "hay páginas de sanidad a las que tampoco se puede acceder".

En lo que también hay una marcha atrás -aunque el diputado de Compromís, Josep María Pañella, no se lo cree- es en la transferencia de la subvención al sindicato STEPV comprometida desde abril. Font de Mora atribuyó el impago a un "error administrativo" y afirmó que "ya se ha hecho la modificación presupuestaria" para que pueda recibirla.

Donde no hubo posibilidad de arrancarle un gesto fue en la denuncia de Marga Sanz, portavoz de EU, sobre los recortes de los programas de compensatoria. "Ha afectado a 25 centros de ESO de 371, es una aplicación racional de recursos", remató Font de Mora.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_