Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diploma para homosexuales represaliados en la dictadura

La Comisaría para la Recuperación de la Memoria Histórica se propone resarcir moralmente con una distinción a los homosexuales que fueron represaliados por el hecho de serlo durante la dictadura franquista. En esta ocasión no habrá indemnizaciones, como en el caso de las mujeres vejadas, conocidas como pelonas porque fueron rapadas y paseadas así después de obligarles a ingerir purgantes. Se trata de una distinción, un diploma y una mención en el Boletín Oficial de la Junta (Boja).

La ley de Memoria Histórica ya reconoce de forma institucional el sufrimiento de este colectivo que padeció cárcel y persecución, y el Gobierno central ha librado compensaciones que oscilan entre los 4.000 euros (para los que estuvieron entre uno a seis meses en prisión) y los 12.000 (más de un año). En España fueron fichadas unas 3.000 personas, pero por las cárceles pasaron medio millar.

Fueron víctimas de la Ley de Vagos y Maleantes de 1954, año en el que a la antigua norma que data de 1933 se le añadió el acecho al colectivo homosexual, cuyos integrantes debían ser internados en instituciones especiales y, en todo caso, separados de los demás. A esta ley le sucedió otra, la de Peligrosidad y Rehabilitación Social, que estuvo en vigor de 1970 a 1979. Si con la primera se trataba de limpiar las calles de supuestos pervertidos, con la segunda -que las asociaciones de gais consideran peor- se les pretendían curar, ya que existía la convicción de que la homosexualidad era una enfermedad.

La Consejería de Gobernación está elaborando aún el borrador del decreto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de octubre de 2010