Crítica:EN PORTADA | LibrosCrítica
i

Entre el ojo y el documento

1. Ricky Dávila

Lunwerg, 2010

144 páginas. 21 euros

Dentro de la colección Lunwerg Photo, constituida por monografías dedicadas a los grandes nombres de la fotografía española, se edita el libro que repasa la trayectoria de Ricky Dávila. Su inclusión en esta serie, donde han aparecido autores como Toni Catany o Ramón Masats, supone el reconocimiento implícito de la consolidación de una trayectoria que en el caso de Ricky Dávila se extiende a lo largo de las dos últimas décadas. En esta antología, formada por un centenar de sus imágenes, aparecen equilibradamente representados sus principales proyectos y reportajes: sus inicios en Nueva York a principios de los noventa; Herederos de Chernobil realizado en Cuba poco después; sus trabajos en las ciudades de Manila y Bogotá; No vodka on the moon desarrollado en Ucrania, y, especialmente, la exhaustiva visión sobre la sociedad peninsular que llevó a cabo en un proyecto de referencia como Ibérica. Una recopilación que sirve de adecuada puerta de acceso a la obra de quien probablemente sea nuestro fotógrafo más visceral. El singular diálogo que ofrece su trabajo entre impulso documental y declaración subjetiva está sostenido por una estética cercana a la mirada descarnada de Daido Moriyama, el desasosiego de Antoine D'Agata o el lado más sombrío de Richard Avedon.

2. David LaChapelle

Heaven to Hell

Taschen, 2010 352 páginas. 30 euros

La más amplia y económica recopilación editada hasta el momento sobre David LaChapelle, uno de los más destacados e influyentes profesionales de la fotografía de moda y la publicidad. Un extenso volumen sin textos y estrictamente visual que refleja fielmente el desbordante, seductor, exagerado y extravagante mundo de quien puede considerarse como el más genuino intérprete de la expansión y los excesos de la cultura pop. Buena parte del libro está dedicada a sus retratos de celebridades e iconos de moda que realiza a partir de atractivas y fantásticas escenificaciones. Se incluyen también sus conocidas recreaciones de películas como Scarface o Taxi Driver, múltiples registros con su musa, la transexual Amanda Lepore, y sus transgresoras y apocalípticas fotografías de moda donde se dan la mano el sexo y la muerte, el lujo y la destrucción, la belleza y la degradación. LaChapelle traduce en imágenes la bulimia generalizada de nuestro tiempo con un barroco lenguaje visual formado a partir de múltiples referencias estéticas. Sus imágenes están plagadas de citas visuales que van del pop art al arte religioso, la pornografía o el mundo del indiscutible Guy Bourdin cuyo estilo fotográfico se deja notar con claridad en su obra.

3. Isabel Muñoz

La Fábrica, 2010

384 páginas. 58 euros

La exquisita obra de Isabel Muñoz encuentra un adecuado medio de expresión en la cuidada serie de libros Obras Maestras editada por La Fábrica: buen formato, excelentes reproducciones y una amplia selección de trabajos. Un recorrido verdaderamente completo por su trayectoria a través de más de doscientas imágenes, entre las que se incluyen no sólo sus fotografías más conocidas sino también un buen número de piezas inéditas o poco difundidas. La edición contiene además una exhaustiva entrevista con la artista y una interesante y completa documentación sobre sus numerosas publicaciones en revistas, especialmente en las páginas de El País Semanal. Recorriendo el libro se perciben fértiles líneas de conexión entre las imágenes, especialmente el constante interés que despliega Isabel Muñoz por las diferentes manifestaciones y expresiones de lo ritual: el baile, la danza tradicional, el toreo, ciertas ceremonias religiosas, el erotismo, los tatuajes, etcétera. Dueña de una solvencia y una perfección técnica extrema, su trabajo se apoya sobre dos aspectos esenciales: una meticulosa y perfecta utilización del fragmento y del detalle, y una certera capacidad para definir y condensar el gesto.

4. Raúl Cancio

Simplemente... periodismo

Edicione6s APM, 2009

88 páginas. 20 euros

Las setenta fotografías reunidas en este volumen aspiran a condensar más de cuatro décadas de trayectoria profesional de uno de los principales representantes del periodismo gráfico español. De entre la inmensa producción de Raúl Cancio destaca su continuada dedicación a la fotografía deportiva y en especial al fútbol, materia en la que es un claro referente, y una sutileza y contención en el ejercicio del retrato que deja asomar la huella bien asimilada de su admirado Cartier-Bresson. Las imágenes seleccionadas para este libro permiten acercarse con nitidez a estas y a otras vertientes de su extensa labor como fotógrafo: a su capacidad para convertir el deporte en un apasionado teatro simbólico; su facilidad para registrar la esencia de un conflicto, un acontecimiento o una tragedia aplicando con maestría la regla del menos es más; o su capacidad para concentrar simultáneamente en un gesto y en la expresión de una mirada la esencia de un personaje. A cada imagen acompañan textos de periodistas como Juan Luis Cebrián o José María García, junto a otros que comentan las imágenes que acompañaron muchos de sus artículos.

5. La subversión de las imágenes.

Surrealismo, fotografía, cine

Fundación Mapfre, 2010

480 páginas. 48 euros

El catálogo que acompaña a la extraordinaria exposición organizada por Mapfre sobre el surrealismo, La subversión de las imágenes, puede considerarse como la publicación más amplia y completa editada hasta el momento acerca de la relación entre fotografía y surrealismo. El libro recopila una exhaustiva documentación visual que comprende tanto la obra fotográfica como las numerosas publicaciones desarrolladas por el movimiento surrealista. Asumiendo un principio bien asentado, según el cual no existe propiamente una teoría surrealista de la fotografía ni un estilo homogéneo que defina su práctica, los responsables del catálogo y la exposición han decidido, con gran acierto, no llevar a cabo una aproximación formal o estilística, sino un acercamiento basado en los diferentes usos que los surrealistas hicieron de la fotografía y en las diversas finalidades que guiaron su práctica fotográfica. A este argumento responden los nueve capítulos que estructuran y organizan el contenido del volumen, cuyos títulos son significativos en tal sentido: 'La acción colectiva', 'El teatro de la sinrazón', 'La mesa de montaje', 'Pulsión escópica' o 'Escrituras automáticas' son algunos de ellos. Es importante destacar también el acierto en la definición del arco cronológico y geográfico del proyecto. Mientras temporalmente se concentra fundamentalmente en el periodo de entreguerras, momento de máxima vitalidad del movimiento, espacialmente se abre más allá del ámbito europeo, incluyendo ejemplos de su desarrollo en países como México, Estados Unidos o Japón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de julio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50