Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:SUDÁFRICA 2010 | España, en la cima del mundo

"Me puedo retirar tranquilo"

Casillas recuerda los malos momentos vividos en la selección y Xabi Alonso destaca la "deportividad" del grupo

Nadie quería salir del vestuario de la selección. La música sonaba y los jugadores bailaban, brincaban y celebraban un triunfo histórico. Una fiesta interminable después de un partido épico, resuelto en el minuto 116 de la prórroga con un gol de Iniesta. El gol que hizo inmensamente feliz a todo un país.

Iker Casillas rompió a llorar justo cuando Iniesta marcó el gol. Y no paró hasta que el árbitro pitó el final. Silva y Víctor Valdés corrieron a abrazar al capitán. Una vez recuperado, Casillas se fue como un cohete a buscar a Vicente del Bosque. Necesitó la ayuda de Marchena y Llorente para mantear al seleccionador, que intentó escaparse una y otra vez. "Me he emocionado tanto porque llevo 10 años en la selección y me ha tocado vivir momentos muy duros, como en el Mundial de 2002 o la Eurocopa de Portugal, cuando nos fuimos demasiado pronto a casa. Ahora ya me puedo retirar", aclaraba Casillas, un futbolista con una relevancia absoluta en el encuentro más importante de la historia del fútbol español.

"Le he dicho a Piqué que tiene mucha suerte, porque siendo tan joven ha triunfado con la selección a lo grande", confesó Casillas, que resultó fundamental en el desarrollo del encuentro en una parada decisiva a Robben. "La jugada se me ha hecho eterna. Vi a Robben venir hacia mí y he tenido la suerte de alargar la pierna y poder sacar el balón", relataba el portero de la selección. Extasiado, se abrazaba a un periodista al tiempo que afirmaba: "Esto es demasiado, es la segunda vez que me proclamo campeón del mundo con España". La primera tuvo lugar en Nigeria, en 1999 y el Mundial sub 20, donde también lograron el título mundial sus compañeros Xavi y Marchena.

Casillas, incluso explicó el beso que en directo y para todo el mundo le dio a su novia, la periodista Sara Carbonero, mientras esta le entrevistaba: "Yo soy así de espontáneo, soy un chico normal, de la calle". Xabi Alonso, que acabó el partido con fuerte dolor en el pecho debido a una patada a destiempo de De Jong (se teme que pueda tener alguna costilla fracturada), se acordó de todos los suyos. "Pienso en mi mujer, mis hijos, mi familia y toda la gente que ha estado tanto tiempo esperando este triunfo".

El centrocampista del Madrid, que fue sustituido por Cesc, añadió: "Este grupo se lo merecía por su comportamiento, deportivo siempre tanto en la derrota como en la victoria. Una de las claves del triunfo ha sido la gran unión de este equipo".

Pedro, envuelto en la bandera canaria, no podía ocultar su alegría: "Todo esto es muy grande. Estoy viviendo un sueño porque somos campeones del mundo. El vestuario es una fiesta, estamos todos saltando. Tenemos muchas ganas de llegar a España y festejarlo con toda la gente". Busquets, por su parte, lo dedicaba al grupo: "Esto va dedicado a todos nosotros, a todos mis compañeros y a los que llevan tanto tiempo esperando".

El centrocampista del Barcelona resaltó que el equipo había sido capaz de crecer después de iniciar el torneo con una derrota. Por último, Villa, que acabó el partido muy cansado, habló de un "éxito impresionante". "Hemos hecho feliz a mucha gente. Me acuerdo de todo el mundo, es espectacular porque nunca he vivido una cosa así", dijo.

Mientras algunos jugadores holandeses, como Sneijder, felicitaban a España por su triunfo, otros, como De Jong justificaban la dureza exhibida por su equipo a lo largo de todo el partido. "¿Duros? Para ganarle a España tienes que ser muy duro", indicó el centrocampista, por lo que dejó bien claro que la consigna de actuar con dureza venía de su propio entrenador, Van Marwijk.

Ahondando en este aspecto, Van Persie afirmó que "conocía a Webb (colegiado del encuentro) y sabía que permitiría entrar fuerte".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de julio de 2010