La prevención de fuegos forestales desborda a los ayuntamientos

Los municipios tienen grandes dificultades para cumplir su parte de la limpieza de perímetros de los núcleos rurales, cunetas y caminos. Un informe de la Federación Galega de Municipios y Provincias (Fegamp) refleja la "preocupación importante" de los alcaldes ante la época de máximo riesgo de incendios.

El principal escollo es la falta de capacidad económica para abordar los trabajos de limpieza, a pesar de que los ayuntamientos firman convenios con la Consellería de Medio Rural. El dinero de la Xunta se redujo este año en 1,2 millones respecto al pasado año, cuando recibieron 6,5 millones, explica la federación dirigida por el socialista Carlos Fernández. Sin embargo, los alcaldes no han desistido y los municipios hacen como pueden las labores de prevención.

A la falta de presupuesto se suman los trámites administrativos derivados de la necesidad de mantener el perímetro limpio porque es el ayuntamiento quien debe subsidiar a los propietarios privados que se niegan a arreglar sus parcelas. "Los ayuntamientos tienen serias dificultades para llevarlo a cabo", afirman desde la Fegamp.

Además, lamentan la carencia de personal para realizar los trabajos y también para localizar a los propietarios "porque no hay un registro muy actualizado" y en muchos casos son de herederos, residentes ausentes o personas que no están censadas.

Para el director general de Montes, Tomás Fernández-Couto, las labores de prevención se están realizando con "total normalidad". En comisión parlamentaria explicó que los municipios están ya haciendo destroces en los caminos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 26 de junio de 2010.