Apuntes

Un pasaje al corazón educativo de Europa

Una valenciana accede al muy selecto Colegio de Brujas

A veces la excelencia internacional, más allá del cotizado sello que persiguen las universidades para acreditar sus campus, se percibe en pequeñas historias como ésta. Desde luego si las personas son las que hacen universidad, las que las distinguen como competitivas, lo conseguido por Marta Gutiérrez debe sumar muchos puntos. La estudiante de la Universitat de València, que acaba de licenciarse en Ciencias Políticas, ha conseguido una beca MAEC-AECID para el Colegio de Europa en Brujas. Y tanto la ayuda como el centro son especiales.

El Colegio de Europa nació hace más de 60 años como el primer instituto universitario de posgrado de estudios europeos del mundo. Sus dos campus, el de Brujas (Bélgica) y el de Natolín (Polonia) reúnen más de 400 estudiantes de 50 países dispuestos a entender "en vivo" el significado de Europa y con docentes del más alto nivel.

El curso vale 21.000 euros; lograr una beca es tan difícil como una oposición

El coste de un master en este centro de élite asciende a 21.000 euros, por lo que el 70% de sus estudiantes se benefician de ayudas concedidas por los gobiernos o instituciones privadas. Una garantía además para asegurarse a los mejores.

Ahí es precisamente donde entra en juego la beca MAEC-AECID (por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, promotor de las ayudas, y su Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo). Este año se han concedido 20 becas para españoles y cinco para iberoamericanos. El número de solicitudes superaba el centenar.

Desde la AECID subrayan que la importancia de una beca en el Colegio de Europa reside en que "coloca a los estudiantes en el camino de los organismos internacionales y las instituciones europeas". Pero para iniciar la andadura por la excelencia previamente se deben superar filtros muy exigentes. Así, los solicitantes son valorados primero por el Colegio, después por la AECID y finalmente por especialistas académicos contratados por ésta. Por último, en la entrevista los candidatos deben desenvolverse más allá de los conocimientos y dominar inglés y francés.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"Es casi como una oposición en la que valoran desde tu trayectoria académica hasta tus intereses, pero merece la pena. Sin ella seguro que no me hubiera costeado el master", cuenta ahora la joven de 24 años. La beca asciende a 25.000 euros con lo que se cubren los gastos de manutención y matrícula.

Sin duda, el 9,2 de su nota media en Ciencias Políticas, su licenciatura adicional en Periodismo, su dominio de inglés, francés y alemán y su mentalidad convencieron. Y a todo esto hay que añadir sus fuertes convicciones europeístas a las que dedica sus ratos libres. Desde la sede local de AEGEE, una de las asociaciones de estudiantes más grandes de Europa que preside, ha conseguido una subvención para organizar este verano un encuentro de jóvenes de diversos países en India para impulsar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Así que antes de marchar a Brujas por diez meses, la joven de Rafelbunyol sumará más experiencias a su bagaje internacional.

"Lo importante para conseguir algo, es tenerlo claro. Siempre me han gustado los estudios europeos y quería ese centro de élite así que me preparé para lograr la beca". Pero además considera "crucial" el apoyo de su entorno: "Mis padres me han animado siempre muchísimo y recurro para cualquier decisión a los profesores de la carrera Pablo Oñate y Joan Romero". En el acto de graduación de la primera promoción de politólogos de la Universitat en la que participa hoy, seguro que los tendrá presentes.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS