Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La Pulquería quema sus naves

El grupo se independiza de la industria y lanza su tercer disco en Internet y a plazos con una primera entrega de cuatro canciones

"Una vez fuimos a la Fnac a presentar el disco y no estaba en las estanterías, la compañía no lo había enviado; eso ya no nos pasará nunca más". Miguel Ángel Escrivá, bajista de La Pulquería, describe así, entre risas, una de las ventajas de romper con las discográficas y afrontar su futuro musical a pelo, sin soporte físico que vender.

Y es que los componentes del grupo valenciano, con una década de experiencia animando escenarios con su propuesta punk-rock preñada de música popular mexicana, abordan desde este mes un momento crucial, en el que se han independizado del sistema de producción-edición-distribución de discos y se arrojan al proceloso mundo de la red.

"La industria musical tiene que tener un motivo para que te contrate, el económico, y ahora no está para echar cohetes", explica comprensivo con las multinacionales, quizá en exceso, Gerard Huracán Romántica Sanz, voz del grupo desde sus inicios. "Las maquetas del tercer disco parece que no se ajustaban a lo que ellos reclamaban, era como si te dijeran 'si vendo sillas no me traigas sofás", explica. Aunque Escrivá disiente: "Les hemos llevado sillas de todos los colores".

El grupo apuesta por Internet y deja la industria tradicional

Su tercer disco se entregará en tres plazos mensuales

De todas formas, Sanz resume su elección con un símil: "Había un barco que se hundía y una barca que flotaba". Y no han dudado, han optado por abandonar el barco y prenderle fuego.

La barca que flota es Internet, y la han abordado con entusiasmo. Su tercer disco tras Corridos de amor (2004) y C'mon fandango (2007), grabado en Argentina, ya ha comenzado a sonar, desde el pasado día 13, en la Red. Pero lo entregan en tres plazos mensuales. El primero, con el título genérico de Everybody Arrozarse, ofrece a los amantes del grupo una suculenta entrega de cuatro canciones "al precio simbólico de 2,99 euros": El gran chingón, Cualquier día, Bussines y Mientras. "Hemos llegado al top número 4 de ventas en iTunes", puntualiza Escrivá. Al parecer, según los foros, los fans "están contentísimos".

No obstante, los cinco integrantes de La Pulquería, que incorpora a Marc Guardiola como batería, coinciden en que lo suyo es el directo. "Nuestro único objetivo es que el público se lo pase bien", asegura Jordi Carreras. "Solo pensamos en cómo lo van a escuchar 2.000 roqueros ligeramente alcoholizados", añade entre risas Pancho Tekila Palomar. Su música, explican, aúna el espíritu divertido, rebelde y gamberro del primer disco, con la parte experimental del segundo, que "ahora se entiende mejor".

La prueba de fuego será este fin de semana, cuando estrenen sus canciones en el ViñaRock de Villarrobledo (Albacete). Y aunque hoy las ofrecen en un concierto para amigos y prensa especializada a las 18.00 en el Black Note de Valencia, su objetivo es hacer una puesta de largo en condiciones en la ciudad con un gran concierto. De momento, aseguran que la agenda del verano ya está llena de conciertos en los que no faltará alguna visita a México y otros países al otro lado del Atlántico.

Ahora toca ensayar y ver cómo navega su barca en Internet. "Con los discos, el dinero se lo llevan los intermediarios", se queja Carreras, "el único imprescindible es el músico y es el que menos se lleva". Pues eso, La Pulquería afronta ahora su propio rumbo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de abril de 2010