El debate sobre El Cabanyal

Del ataque frontal al Consell al expolio y el negocio urbanístico

La tensión sobre El Cabanyal se traduce en fuego cruzado entre los partidos

La elevada tensión política que ha alcanzado el debate sobre el futuro del barrio de El Cabanyal se tradujo ayer en el intenso ejercicio de fuego cruzado dialéctico que protagonizaron los portavoces de los grupos parlamentarios y del Ayuntamiento de Valencia. Estos fueron algunos de los principales argumentos planteados.

- Juan Cotino (PP). El vicepresidente tercero de la Generalitat apeló a los diputados a pedir "al presidente del Gobierno de España que no siga adelante contra la Comunidad Valenciana, recurriendo lo que no procede ante los tribunales". Solo así se podrán frenar "las agresiones" del Ejecutivo "contra las competencias de las administraciones valencianas, el Estatuto de Autonomía y el derecho de autogobierno". El Gobierno "está poniendo en cuestión si la Comunidad Valenciana tiene mayoría de edad en planteamientos legislativos" y si las Cortes "tienen capacidad de decisión en el patrimonio y la cultura".

"Lo antiguo es derribar, propio del desarrollismo franquista"
"Los partidos de izquierda actúan permanentemente en el absolutismo"

Más información

- Ángel Luna (PSPV). El portavoz del Grupo Socialista acusó al PP de "buscar negocio urbanístico" en el plan de El Cabanyal. Por ello, le emplazó a "modificar el plan y hacerlo compatible con la orden del Ministerio de Cultura" que considera que la actuación un expolio. Además, rechazó el victimismo del PP al indicar que es "normal" acudir al Tribunal Constitucional cuando se produce un conflicto de competencias. No hay "ni un sólo ejemplo de un barrio que se haya partido con una gran avenida y que mantenga su identidad". "Lo moderno es conservar y lo antiguo es derribar", apuntó, "que es propio del desarrollismo franquista". Aún "se está a tiempo de evitar que los ciudadanos sigan sufriendo la degradación" de El Cabanyal y "mantener lo que dejaron los antepasados".

- Mònica Oltra (Compromís). "Las elecciones legitiman para gobernar, no para hacer cualquier cosa", expuso Mònica Oltra en respuesta al argumento de los votos que sostiene el PP para defender su plan atacó la identificación que hace el Consell de esta institución con los valencianos: "yo estoy orgullosa de las instituciones de los valencianos" pero "no de quienes las gobiernan".

- Marga Sanz (EU). Esta diputada defendió que el Gobierno central actúa "correctamente porque las competencias en materia de patrimonio histórico no se transfieren" y consideró que "el único atentado que hay es el de la Generalitat contra la Carta Magna y el Estado de derecho". También trató de dar la vuelta al discurso popular al preguntar si el PP planteará un conflicto de competencias cuando Mariano Rajoy saque adelante el plan como vaticinó la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

- Rafael Blasco (PP). El portavoz del grupo popular insistió en el "ataque frontal" del Gobierno a las competencias autonómicas y municipales. Acusó al Ejecutivo de "disfrazar de problema legal lo que es una cuestión estrictamente política" e insistió en "desenmascarar la actitud impropia e irresponsable del Gobierno". Las cinco elecciones que ha ganado el PP en Valencia, dijo, "confirman" el apoyo de al plan urbanístico porque los populares "son los únicos que capaces de solucionar los problemas" de los ciudadanos.

- Carmen Alborch (PSPV). "El PP ha introducido la idea de que o hay prolongación" de la avenida de Blasco Ibáñez "o hay deterioro, y ésa es una idea completamente falsa". Según la portavoz socialista municipal, el PP "ha mostrado de nuevo que no tiene razones ni argumentos y que lo que quiere es confundir a la ciudadanía". El modelo de ciudad que defienden los populares es "insostenible" y "se parece a una apisonadora que ni piensa, ni siente ni respeta el Estado de derecho".

- Rita Barberá (PP). El Ayuntamiento "continuará abiertamente" con el plan urbanístico, sostuvo ayer la alcaldesa de Valencia. "Ha habido que tener muchísima paciencia, para escuchar tanta ignorancia, dogmatismo, mala fe, falsedad rotunda y falacia" por parte de la izquierda, indicó respecto a la sesión en las Cortes. Quienes representan a los partidos de izquierdas "actúan de manera permanente en el absolutismo", sentenció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 06 de febrero de 2010.

Lo más visto en...

Top 50