Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La US suspende el derecho del alumno que copia a acabar el examen

El consejo de gobierno revisará el artículo para evitar interpretaciones erróneas

La Universidad de Sevilla (US) anunció ayer que va a modificar la redacción de la normativa que regula la evaluación y que permitía finalizar el examen a los alumnos sorprendidos copiando. El consejo de gobierno de la institución, en el que están representados profesores, alumnos y personal administrativo, aprobó la suspensión temporal del artículo 20 para evitar "interpretaciones incorrectas". La universidad volverá a redactar este punto para que no se pueda deducir que "aprueban los alumnos que copian", advirtió el rector Joaquín Luque.

El revuelo creado en la última semana ha sido considerable. El rector aún no se lo explica: "Me cuesta mucho trabajo entender, por más vueltas que le doy, que se hagan interpretaciones erróneas". Pero la presión institucional ha podido más. La Universidad ha decidido revisar el texto para garantizar su imagen académica. Y es que que creen que puede afectar a su aspiración de ser un Campus de Excelencia Internacional. Un título que, aparte de prestigio, implica una subvención millonaria que no consiguió el año pasado en su primera convocatoria.

"No aprueban los alumnos que copian en la Universidad"

La institución aprobó la normativa que revisa los expedientes académicos en septiembre pasado. En España, era la primera vez que una universidad regulaba qué hacer en caso de sorprender a un estudiante copiando, pero la novedad no captó la atención pública. Los exámenes de diciembre se desarrollaron con normalidad y el controvertido artículo 20 se aplicó sin incidencias. El alumno podía terminar el examen, pero su aprobado dependía del profesor. "Una forma de reforzar la autoridad del docente", señalan desde la Universidad. Todo ha funcionado correctamente hasta que hace una semana saltó la polémica de que la normativa daba derecho a copiar a los alumnos. En cuestión de dos días, el consejero de Innovación y responsable de Universidades de la Junta, Martín Soler, y el presidente José Antonio Griñán criticaron el texto. "Favorece a los que hace trampas", dijeron para sorpresa del rector.

Tras estas reacciones, Luque leyó ayer un discurso consensuado entre los más de 50 miembros del consejo con los que se reunió de forma extraordinaria. Un folio con siete puntos que leyó sin saltarse una palabra. Todo por un artículo. Estaba tenso, pero se mostró convencido de que el documento no da lugar a error, aunque se revisará su redacción "sin prisa, pero sin pausa". En la reunión del consejo, Luque propuso modificar otro artículo: el que defiende que no es obligatorio asistir a clase para aprobar. El Consejo de Estudiantes de la Universidad de Sevilla (Cadus), a favor de la revisión del artículo 20, está en contra en este caso.

Sin unanimidad

Y es que si bien el rector habló ayer de unanimidad en los temas discutidos en el consejo, el presidente del Cadus, Rafael Roldán, le desdijo. "Se votó por consenso para dar una respuesta unánime a la sociedad, pero hay diferencias entre varios miembros". En lo que sí están de acuerdo es en que "el artículo 20 se puede redactar mejor, pero se ha interpretado mal por sensacionalismo", apuntó Roldán.

El rector incidió ayer en el "compromiso" de la Universidad con la recompensa al mérito y el esfuerzo, la reprobación de conductas fraudulentas y la "alta" valoración de la figura del profesor. "El alumno que copia demuestra que no sabe y no puede aprobar, ni antes ni después de la normativa", insistió.

El documento es pionero en España, pero no han surgido predecesores. Lo que sí tiene son referentes en el extranjero. "La Universidad de Sköpde, en Suecia, también permite a los alumnos terminar los exámenes", informó ayer el portavoz del Consejo de Estudiantes.

Polémico reglamento

- Artículo 20 de la nueva normativa. "Los estudiantes (...) podrán completar el examen en su totalidad salvo en el caso de conductas que interfieran con el normal desarrollo del examen por parte de los demás, en cuyo caso se procederá a la expulsión (...) Los profesores encargados de la vigilancia podrán retener, sin destruirlo, cualquier objeto material involucrado en una incidencia dejando al estudiante afectado constancia documental, y deberán trasladarlo a la Comisión de Docencia".

- Anuncio de revisión del documento. "El Consejo de Gobierno, el 29 de septiembre del pasado año, aprobó unánimemente la normativa reguladora (...) Se han sucedido interpretaciones del artículo 20 que llevarían a un inexistente derecho a copiar mediante el amparo de conductas indignas o la pérdida de autoridad del profesor. La Universidad reafirma su compromiso con la recompensa al mérito y el esfuerzo, la reprobación de conductas fraudulentas, y la alta valoración de la figura del profesor (...) que nos conviene proteger. Se ha procedido a dejar sin efectos el mencionado artículo para proceder a una revisión que evite interpretaciones incorrectas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 2010

Más información